• "Se puede ser independentista en España, pero por los cauces que permite la ley".
  • El presidente se ha reunido con Sánchez antes explicar los cuatro recursos ante el TC.
  • "El referéndum no se celebrará", asegura, y todos los implicados recibirán una notificación personal.
  • Hasta esa fecha, responderá "con firmeza, aplomo, dignidad y serenidad".
  • Mensaje a los funcionarios: nadie les podrá obligar a hacer algo ilegal.
Rajoy (en la imagen) ha salido a la palestra para dejar claro que el Gobierno actúa y hace lo que debe tras el golpe contra la democracia del Parlamento catalán. Los pasos anunciados, después del Consejo de Ministros extraordinario,  toman cuerpo, de momento, con cuatro recursos ante el Tribunal Constitucional para dejar sin efecto el referéndum y la ley de transitoriedad. Rajoy ha dejado claro en su comparecencia, en paralelo -sin admitir preguntas-, que se puede ser independentista en España, pero por los cauces que permite la ley en el marco constitucional, un "soporte fundamental de nuestro Estado de Derecho y la clave de bóveda" del pacto de convivencia. Y sobre eso, ha añadido que "la Constitución no implica, en modo alguno, que ésta sea una ley perpetua o que pretenda serlo, en absoluto" porque "todas y cada una de sus determinaciones, incluidos sus preceptos más esenciales, pueden ser modificadas". Rajoy se ha reunido, antes de comparecer, con Pedro Sánchez para escenificar la unidad de los dos grandes partidos ante el lío. La referencia a una reforma constitucional, así las cosas, parece un guiño al PSOE sobre algo que el PP no considera urgente. Rajoy ha dejado dos cosas muy claras: que "el referéndum no se celebrará" y en ese compás de espera, el Gobierno no renuncia a nada para responder -"con firmeza, aplomo, dignidad y serenidad" a la ensoñación independentista catalana. Ha agradecido, además, la labor de la oposición y de los letrados del Parlament por su "coraje" ante lo que le falta a la coalición gobernante (y la CUP) para cargarse la legalidad y dignidad de esa institución. También se ha referido a los funcionarios, a los que nadie podrá obligar a hacer algo ilegal. Todos miembros del Govern, altos cargos y los 947 alcaldes recibirán la notificación personal de la suspensión de la ley, los decretos y los acuerdos por el TC. También los medios públicos, como TV3. El mensaje más contundente lo ha lanzado contra los responsables de la Generalitat, a los que emplazado a que no vayan hacia el precipicio y asuman de una vez "su fracaso político". Le ha pedido, en concreto, "que abandonen la escalada de ilegalidad, crispación y autoritarismo" y no sigan por ese camino para "no liquidar sus propias instituciones". Más y por último: "No sigan dividiendo a la sociedad catalana -le ha dicho-, dejen de acosar a los discrepantes y respeten los derechos de la gente. Dejen de poner las instituciones a su propio servicio". Andrés Velázquez [email protected]