• El expresident de la Generalitat acude al tradicional victimismo independentista para justificarse.
  • "¡El origen de todo esto es la invalidación en 2010 del Estatuto de Autonomía que había sido adoptado por los parlamentos catalán y español!", grita.
  • Y dice ahora que una solución diferente a la independencia es "posible".
El presidente destituido de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont (en la imagen), asegura hoy lunes en una entrevista al diario belga 'Le Soir' que una solución diferente a la independencia de esa comunidad autónoma es "siempre posible", recoge La Razón. "¡Siempre es posible! ¡He trabajado durante treinta años para obtener otro anclaje de Cataluña en España! Hemos trabajado mucho en eso, pero la llegada al poder del señor Aznar detuvo esa senda", afirmó al periódico francófono el político catalán, quien insiste en estar dispuesto a aceptar "la realidad de otra relación con España". Preguntado en la entrevista, que fue realizada el pasado viernes, si para él se trata de "independencia o la muerte", Puigdemont responde que "nunca" y que sigue siendo favorable a un "acuerdo". Así, Puigdemont se muestra a favor de un acuerdo con el Gobierno central, pero subraya que el origen de la crisis actual se encuentra en 2010, cuando el Tribunal Constitucional declaró inconstitucionales varios artículos del Estatuto de Autonomía de Cataluña. "¡El origen de todo esto es la invalidación en 2010 del Estatuto de Autonomía que había sido adoptado por los parlamentos catalán y español! ¿Sabe cuántos diputados independentistas había en ese momento en el Parlamento catalán? ¡14 de 135!. Ahora se han convertido en 72. El responsable del crecimiento del independentismo es ante todo el Partido Popular", comenta el expresidente. Así que Puigdemont, siempre desde Bélgica, acude al tradicional victimismo independentista para justificarse. Y se queja de supuestos agravios del Estado, como si Cataluña no fuera una de las CCAA más ricas de España y de Europa… Por cierto que Carles Puigdemont y los cuatro exconsejeros que también se encuentran en Bruselas deberán comparecer el próximo viernes 17 de noviembre ante el juez belga de primera instancia que debe decidir si ejecuta la euroorden de entrega a España. José Ángel Gutiérrez [email protected]