• Juan Ignacio Zoido, sobre el 1-O: la actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado "fue legítima, profesional y proporcionada".
  • El despliegue policial "respondió a la necesidad de responder a las resoluciones judiciales del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya y del Tribunal Constitucional. No se trata de ningún capricho".
  • "¿Alguien puede pensar que el comportamiento de los concentrados ante la sede de la conselleria de Economía era pacífico?", ha preguntado Zoido.
  • Afirma que las primeras informaciones en el 1 de octubre detallaron la ineficacia de la actuación de los Mossos d'Esquadra para evitar la celebración del referéndum, lo que "hizo necesario dentro del marco legal activar las primeras actuaciones de los Cuerpos y las Fuerzas de Seguridad del Estado".
  • "La intervención se limitó a cuyos centros de votación se tenía constancia de que estaban abiertos, buscando acceder a su interior para la retirada de las urnas, las actas y el resto de material".
  • "Las concentraciones no eran improvisadas. Eran acciones organizadas, premeditadas y con reparto de roles. Hay datos que acreditan que eran hechos organizados para evitar la actuación policial difundidas a través de las redes sociales".
  • "En ningún momento la actuación policial tuvo como objetivo a los votantes. Entre las personas pacíficas que iban con buena fe a votar se infiltraron algunos radicales que estaban perfectamente coordinados y organizados", ha asegurado Zoido.
  • "Algunos han querido manipular la realidad, incluso con imágenes falsas".
  • "Lo más lamentable fue ver cómo se utilizaron a menores para cortar las carreteras, con el consiguiente riesgo para sus vidas", ha denunciado también.
En la comparecencia del ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, en la comisión de Interior del Senado en torno al referéndum ilegal del 1 de octubre en Cataluña ha detallado el dispositivo policial y la actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil, que ha bautizado como Operación Copérnico. "Nuestra democracia ha vivido uno de los momentos más graves de la historia reciente. Esto lo hizo en Cataluña el anterior gobierno de la Generalitat sin ningún pudor", ha denunciado. Zoido asegura que "había que responder con toda la firmeza que nos da la Constitución y el ordenamiento jurídico" ante el desafío independentista en Cataluña. "Todo esto viene de lejos. El gobierno catalán fue impulsando las medidas necesarias para crear un estado independiente". "Las actuaciones irresponsables e ilegales y el pleno del 6 y 7 de septiembre provocaron tumultos", recoge La Vanguardia. Juan Ignacio Zoido asegura en la comisión de Interior que el despliegue policial "responde a la necesidad de responder a las resoluciones judiciales del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya y del Tribunal Constitucional. No se trata de ningún capricho". "La misión que los Cuerpos y las Fuerzas de Seguridad del Estado han tenido en Cataluña es la de cumplir y hacer cumplir la Constitución, el Estatuto y el ordenamiento jurídico". Zoido asegura que algunos de los guardias civiles tuvieron que refugiarse en el interior del edificio ante la cantidad de manifestantes que se congregaron delante de la conselleria de Economía y pone de relieve el estado en el que quedaron algunos de los vehículos de la Guardia Civil. "¿Alguien puede pensar que el comportamiento de los concentrados ante la sede de la conselleria de Economía era pacífico?". Juan Ignacio Zoido asegura que las primeras informaciones en el 1 de octubre detallaron la ineficacia de la actuación de los Mossos d'Esquadra para evitar la celebración del referéndum, lo que "hizo necesario dentro del marco legal activar las primeras actuaciones de los Cuerpos y las Fuerzas de Seguridad del Estado". "No hubo un listado de colegios, pero los Mossos d'Esquadra afirman que 297 centros no llegaron a abrir". "Se puede comprobar que los Mossos d'Esquadra evitaron votaciones en poblaciones de las cuales luego se dieron resultados". "Las Fuerzas de Seguridad del Estado hicieron un uso proporcional de la fuerza, evitando un uso excesivo". "La intervención se limitó a cuyos centros de votación se tenía constancia de que estaban abiertos, buscando acceder a su interior para la retirada de las urnas, las actas y el resto de material". "Había un mandato judicial y se tenía que cumplir". El ministro de Interior ha proseguido: "Las concentraciones no eran improvisadas, eran acciones organizadas, premeditadas y con reparto de roles. Hay datos que acreditan que eran hechos organizados para evitar la actuación policial difundidas a través de las redes sociales". "En ningún momento la actuación policial tuvo como objetivo a los votantes. Entre las personas pacíficas que iban con buena fe a votar se infiltraron algunos radicales que estaban perfectamente coordinados y organizados", ha asegurado Zoido. "Las intervenciones se produjeron en centros de votación en los que ya había personas dispuestas a evitar la intervención policial". "Algunos han querido manipular la realidad, incluso con imágenes falsas". "Durante el 1 de octubre se produjeron cinco detenciones por agresiones a los miembros de las Fuerzas y Seguridad del Estado". "La actuación fue legítima, profesional y proporcionada". "El gobierno tiene la obligación de velar por los derechos de todos los catalanes y también por los que quieren seguir siendo catalanes, españoles y europeos". Mientras muestra la fotografía que reprodujeron algunos medios de menores cortando una carretera, ha afirmado: "Lo más lamentable fue ver como se utilizaron a menores para cortar las carreteras, con el consiguiente riesgo para sus vidas". El ministro Zoido explica que el despliegue policial en Catalunya acabó tras las elecciones catalanas del pasado 21 de diciembre. Ahonda en que "durante ese periodo, este ministerio decidió destituir al mayor de los Mossos d'Esuqadra y poner al frente a su segundo [Ferran López]". El ministro Zoido ha aprovechado también para poner de relieve "episodios de odio" hacia los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil durante los días posteriores al referéndum del 1 de octubre. "Quiero agradecerles a ellos y a su familia el esfuerzo, la renuncia y el trabajo que han ido desarrollando". "Este Gobierno está dispuesto a seguir todas las medidas contempladas en la Constitución que sean necesarias para mantener la normalidad democrática en Catalunya y para que todos los catalanes tengan garantizada su seguridad, sus derechos y sus libertades", ha concluido. Andrés Velázquez [email protected]