• Así lo afirma Vicente Tirado, secretario general del PP en la región manchega, y lo llama "pacto de los sillones".
  • Añade que la entrada de Podemos en el Gobierno Page no es para "resolver problemas", sino para tener "más asesores".
  • Un acuerdo con el que PSOE y Podemos ensayan en Castilla-La Mancha su proyecto 'frentepopulista' de alcance nacional.
  • Aunque, por ahora, ambas formaciones lo disimulan.
  • Page (PSOE) y García Molina (Podemos) se apresuran a desmentir que el pacto sea "extrapolable" a otras regiones y al conjunto del país.
  • Pero Echenique (Podemos) les quita la careta: sí es "extrapolable" en España "en un futuro próximo".
Río revuelto en Castilla-La Mancha, la última novedad en la política española que también está casi toda... de vacaciones. El PP ha cargado contra el pacto de "mutuo auxilio" de PSOE y Podemos. En concreto, así lo ha definido el secretario general de los populares en la región manchega, Vicente Tirado (en la imagen),  pues lo ha considerado como un "pacto de los sillones" para que el presidente socialista Emiliano García-Page siga en su puesto y Podemos "toque moqueta y entre en el Gobierno". Es más, Tirado ha señalado que la entrada de la formación morada no es para "resolver problemas" sino para tener "más asesores", pues ya supera a los que posee el grupo popular. Y ha añadido que el PP no va a consentir que la región se convierta en "una sucursal política de Venezuela". Así ha reaccionado el PP, después de que el socialista Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, firmara el pasado miércoles los dos nombramientos que sirven para inaugurar el primer Gobierno conjunto entre PSOE y Podemos. José García Molina, secretario general del partido de Pablo Iglesias en esta autonomía, ha tomado este jueves posesión como vicepresidente segundo; y su compañera Inmaculada Herranz ha pasado a ser la titular de la consejería encargada de la coordinación del plan de garantías ciudadanas. De este modo, por primera vez en España, Podemos entra a formar parte de un Ejecutivo socialista. La entrada de la formación morada en el Ejecutivo castellano-manchego es la "consecuencia" del acuerdo adoptado para aprobar el presupuesto autonómico de 2017 este mismo mes de agosto, después de que fuera rechazado el pasado 7 de abril en un primer intento. Este acuerdo fue ratificado por la militancia de la formación morada en Castilla-La Mancha en una consulta. Un acuerdo con el que PSOE y Podemos ensayan en Castilla-La Mancha su proyecto 'frentepopulista' de alcance nacional. Aunque, por ahora, ambas formaciones lo disimulan. Tanto Page como Molina se han apresurado a desmentir que el pacto de Gobierno entre PSOE y Podemos sea "extrapolable" a otras comunidades autónomas y al conjunto del país.  Emiliano García-Page ha advertido de que "no hay que sacar conclusiones de ningún tipo" de lo ocurrido en Toledo, ni tiene que ser "exportable" a otras comunidades autónomas o al resto de país, y tampoco "nuestros errores", ha indicado, deben exportarse. Por su parte, José García Molina ha negado que el pacto de gobierno con el PSOE en la comunidad sea un banco de pruebas, pero ha asumido que se seguirá con lupa para ver si funciona, porque son "los primeros" en entrar en un Ejecutivo con los socialistas. Aunque ha recalcado que el PSOE y Podemos son partidos distintos, ha incidido en que los dos deben encontrar la capacidad para poner el acento más en lo que les une que en lo que les separa. "Espero que el PSOE no lleve adelante medidas que no haya negociado con nosotros", ha afirmado, y ha confiado en que ambas formaciones tengan la "templanza e inteligencia política" para "negociar lo negociable y dejar apartado lo innegociable". La opinión de Page y Molina contrasta con la del secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, quien confía en que el modelo de Gobierno conjunto de PSOE y su formación pueda ser "extrapolable" en España "en un futuro próximo". Asimismo, Echenique, que ha sido el representante estatal de Podemos en la toma de posesión de estos dos nuevos cargos del Gobierno manchego, ha considerado que este Gobierno bipartito ha de "marcar el rumbo" de lo que pueda pasar en el ámbito estatal y que, a través de moción de censura, se pueda llevar a cabo "un Gobierno conjunto de PSOE y Podemos" antes de 2020. Vamos, que les ha quitado la careta y ha desvelado las verdaderas intenciones de los neocomunistas y del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez… Andrés Velázquez [email protected]