• Por permitir que, bajo su mandato, creciera una red de abusos mediante un fondo de reptiles.
  • O sea, por crear y mantener un sistema de concesión ilegal de ayudas sociolaborales y a empresas en crisis que presuntamente permitió un "reparto discrecional" y "arbitrario" de cerca de 855 millones de euros de dinero público.
  • Aunque la Fiscalía Anticorrupción, sin embargo, rebaja esta cifra a 741,6 millones de euros.
  • Eso sí, las cifras superan con mucho a la Gürtel.
El primer juicio del caso de los ERE arrancó 13 de diciembre en la Audiencia de Sevilla con 22 ex altos cargos de la Junta de Andalucía en el banquillo, entre ellos, los expresidentes socialistas de esta comunidad, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, y siete exconsejeros. Están acusados de crear y mantener un sistema de concesión ilegal de ayudas sociolaborales y a empresas en crisis que presuntamente permitió un "reparto discrecional" y "arbitrario" de cerca de 855 millones de euros de dinero público a través de la Consejería de Empleo entre 2000 y 2011, según la instrucción, recuerda RTVE. Las tres primeras jornadas del juicio se dedicaron a la lectura de los escritos de la acusación y la defensa. Este martes, 9 de enero, se retomarán las sesiones con la exposición de las cuestiones previas y una vez que estas se resuelvan comenzarán los interrogatorios. El instructor concluyó en su auto que el procedimiento diseñado por la Junta de Andalucía permitió disponer de partidas presupuestarias para ayudas sociolaborales y a empresas "en una cuantía no determinada, pero no inferior a 854.838.243 euros", es decir, más de 854,8 millones de euros en una década. La Fiscalía Anticorrupción, sin embargo, rebaja esta cifra a 741,6 millones de euros en su escrito de acusación al detallar el dinero del que deberán responder solidariamente los autores del delito de malversación para su devolución a la Hacienda Pública andaluza como responsables civiles. En definitiva, Chaves y Griñán no están en el banquillo por ladrones pero las cifras de los eres superan en mucho a las de la Gürtel. El calvario del caso ERE puede prolongarse más de lo esperado para los socialistas. No es descabellado que se acabe colando en la precampaña de las próximas elecciones autonómicas, previstas en principio para la primavera de 2019, en las que Susana Díaz, tras su frustrado asalto a la Secretaría General del PSOE, se juega mantener a salvo su hegemonía, recuerda ABC. El quid de la cuestión está en averiguar si el procedimiento de ayudas sin publicidad y fuera de control que funcionó en la Junta durante más de una década (2000/2011) es delictivo. Los expresidentes no están en el banquillo por llevarse dinero, sino por permitir que bajo su mandato creciera una red de abusos que extendió la corrupción desde la Consejería de Empleo hacia sindicalistas, empresarios, comisionistas, falsos trabajadores y políticos. La Junta de Andalucía empleó el instituto IFA-IDEA (Instituto de Fomento de Andalucía primero y luego Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía) para el "reparto discrecional" de las ayudas, según los hechos relatados por el instructor. El dinero para las subvenciones se inyectaba en este instituto, dependiente de la Consejería de Empleo, a través de transferencias de financiación con cargo al programa presupuestario 31L, denominado "fondo de reptiles" por el ex director general de Trabajo Francisco Javier Guerrero, añade RTVE. Andrés Velázquez [email protected]