• El juez Fernando Andreu considera que no hay peligro de fuga del ex vicepresidente del Gobierno.
  • Pero, al mismo tiempo, impone fianzas millonarias cuando aún no se le han presentado los informes de la defensa.
  • Por ejemplo, el informe financiero de Bankia.
  • Mientras, la presidenta de UPyD brama ante los micrófonos que ha conseguido una fianza de 800 millones de euros para los implicados en la OPV de Bankia.
  • Y mientras, Goirigolzarri insiste: Bankia  no tiene por qué pagar ningún tipo de indemnización. Que lo pague el Estado, que es el propietario y nacionalizador.

Estaba feliz doña Rosa, el fin de semana. Último. La presidenta de UPyD había conseguido -y le rechinaban los dientes al comunicarlo a sus asesores, micrófono en mano, ante el Congreso- que el juez Fernando Andreu colocase una fianza de 800 millones de euros a los implicados en el OPV de Bankia. Sobre todo a Díez (en la imagen) le encanta tener contra las cuerdas al ex vicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato. Doña Rosa disfruta mucho con estas cosas.

Sin embargo, el lunes se desilusionó, UPyD había pedido que encarcelarán a Rato y compañía y no lo ha conseguido. Y claro, esto no puede ser. Con la ilusión que le hacía a doña Rosa.

Andreu asegura que no hay peligro de fuga, ya hemos dicho que este juez es un portento.

Lo curioso es que ha decretado una fianza milmillonaria… cuando aún no se han presentado los informes periciales de los acusados. Por ejemplo, el informe financiero de Bankia.

Se diría que la sentencia final de este juicio parece previsible.

Mientras tanto, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, se cabrea. Exige que sea el nacionalizador y el que no ha puesto gran empeño en la batalla, es decir, el Gobierno, quien pague los platos rotos del juicio de la OPV, una salida a bolsa que contó con el apoyo de los grandes bancos de inversión y firmas de auditoría, donde invirtieron socios institucionales de primer nivel pero que ahora, miren ustedes por dónde, era falsa y engañosa. Si el negocio hubiera salido bien y las acciones hubieran subido, seguro que doña Rosa Díez se dedicaría a su bancada parlamentaria.

Eulogio López

[email protected]