• Y, si pudiera, a Julio Gómez-Pomar.
  • Primer problema: al secretario de  Estado lo nombró y lo protege una tal Soraya Sáenz de Santamaría.
  • En definitiva, el sucesor de Ana Pastor ha cometido muchos errores: la estiba, El Prat… y el AVE está paralizado.
  • ¡Ah! y la opa de Aena sobre Abertis la paró Cristóbal Montoro.
Íñigo Joaquín de la Serna Hernáiz, conocido como Íñigo de la Serna y también apodado el 'guapo' (en la imagen), llegó a Fomento dispuesto a todo. El sucesor de Ana Pastor aterrizó en la sede del Paseo de la Castellana -4 de noviembre de 2016- con el aval de su gestión como alcalde de Santander durante nueve años. Pero en apenas once meses se ha esfumado su entusiasmo inicial. De la Serna está en sus horas más bajas. ¿Qué ha sucedido? Para empezar, el conflicto de la estiba. Dejadme a mí, que lo soluciono en dos patadas. Y, ni corto ni perezoso, presentó un Decreto al Consejo de Ministros como si ya estuviera todo hecho, es decir, como si ya contara con los apoyos suficientes para su convalidación en el Congreso. Nada más lejos de la realidad. El Decreto del 'guapo' no sólo no tenía la aprobación de los sindicatos, sino que ni siquiera contaba con los apoyos suficientes del resto de grupos parlamentarios. El resto ya lo conocen. Se pueden imaginar el cabreo del presidente Rajoy y del portavoz del Grupo Parlamentario, Rafael Hernando. En toda la reciente democracia española, sólo se habían rechazado dos decretos, antes de éste. En definitiva, De la Serna jugó a hechos consumados y el desastre fue absoluto. Luego llegó el conflicto de El Prat, en verano. Dejadme solo, dijo el presidente de Aena, José Manuel Vargas. Y la lió parda. El ministro se subía por las paredes y encargó al secretario de Estado de Fomento, Julio Gómez-Pomar, que metiera en vereda a Vargas, pero no consiguió nada. Desde entonces, el 'guapo' quiere cesar a su número dos pero el ministro se ha topado con un pequeño problema: al secretario de Estado de Fomento lo nombró una tal Soraya Sáenz de Santamaría. Además, y esto también es definitivo, Gómez-Pomar es íntimo amigo de Javier Arenas. Nada que hacer. Sin duda, lo de la estiba fue un golpe durísimo y el 'guapo' necesita una cabeza de turco y la ha encontrado en José Llorca, a la sazón, presidente de Puertos del Estado. Se da la circunstancia, además, de que la directora Corporativa y de Comunicación de Puertos es Eva Miquel Subías, esposa de Gómez-Pomar. Otro de los frentes abiertos es el AVE, parado en estos momentos a pesar de que en teoría deberían estar en construcción los de Galicia, Asturias, Extremadura, el País Vasco, Murcia y Granada, además del Corredor Mediterráneo. Dos excepciones: Santander y la Y vasca. En cualquier caso, el 'guapo' lo tiene claro: hay que cesar al presidente de Adif, Juan Bravo Rivera, y al de Renfe, Juan Alfaro. A pesar de sus deseos, de momento, De la Serna sólo ha echado a José Manuel Vargas, aunque su satisfacción no ha sido plena porque el primero que quería salir de Aena era, precisamente, Vargas. Por cierto, la opa de Aena sobre Abertis ha supuesto otra bola negra para el ministro. Vargas le convenció de que era lo mejor, hasta que llegó a oídos del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que puso el grito en el cielo y paralizó el seco la operación. Pablo Ferrer [email protected]