• Seis trabajadores de grupo cárnico ponen la primera piedra de la nueva planta, en la que se invertirán 225 millones.
  • Se edifica sobre las cenizas de la fábrica que se incendió en noviembre de 2014 y comenzará a funcionar en 2016.
  • Pedro, el último Ballvé al frente de la compañía, pone la mejor cara: "La planta será más moderna y avanzada de Europa".
El presidente del Consejo de Administración de Campofrío, Pedro Ballvé, ha querido poner la mejor cara, esta mañana, al colocar la primera piedra de la nueva fábrica en Burgos. Y no es para menos, teniendo en cuenta lo que supone el grupo cárnico en esa ciudad y el disgusto que provocó el incendio de la fábrica anterior: se iban al traste casi mil puestos de trabajo directos y se convertía en llamas una pieza decisiva para la economía en esa región. Todo ocurrió en un visto y no visto en noviembre de 2014. "Se hablará de un antes y un después de Campofrío", ha dicho Ballvé, entre los aplausos de los 600 trabajadores que han acudido al acto, aunque sólo seis de ellos han colocado la primera piedra (en la imagen). Ballvé ha explicado que nunca se puede adivinar el futuro, pero sí ha asegurado que esa planta, en la que se invertirán 225 millones, será "la más moderna y avanzada de Europa".  Y Pedro, también, es el último Ballvé al frente de Campofrío, después de que la mexicana Sigma se hiciera con el control total (se marchará en dos años). Campofrío abre así una nueva etapa en Burgos para el que ha tenido el apoyo y ayudas, desde el principio, del Gobierno central y la Junta de Castilla y León, vasos comunicantes en este caso por lo que se juegan ambos, electoralmente, en esa región. De hecho, el incendio de la planta burgalesa se convirtió en una cuestión de Estado. El presidente ha combinado, por ese motivo, los agradecimientos con Juan Vicente Herrera y Mariano Rajoy, con las loas a la ciudad: "Burgos ha visto a Campofrío nacer, desarrollarse y será testigo de sus próximos 100 años". La nueva planta se levantará sobre las cenizas de la anterior y comenzará a funcionar a finales de próximo año. La capacidad productiva superará las 100.000 toneladas anuales. Rafael Esparza [email protected]