• Valbuena deja la Dirección General de Estrategia pero permanecerá como consejero.
  • Ahora tendrá más tiempo para dedicarse al banco EBN.
  • López Vives es un ingeniero de plena confianza de Alierta y Pallete.
  • Es una manera de decir 'no' a la propuesta de Abril-Martorell que pretendía a su antiguo colaborador, Alfonso Alonso, como Ceo.
  • Y demuestra, de paso, que Telefónica no va a ser un accionista sin voz ni voto en Indra.
Más cambios en Telefónica. Santiago Fernández Valbuena ha sido director financiero y director para Iberoamérica de la operadora. Al final, perdió la batalla frente a José María Álvarez-Pallete pero fue premiado con un puesto en el Consejo y, además, se convirtió en director de Estrategia de la compañía. Pues bien, ahora abandona todas sus funciones ejecutivas, aunque no el Consejo de Administración, y pasará a ocuparse del banco que ha comprado (banco de negocios EBN) y de otros consejos en los que participa, como Ferrovial y Metrovacesa. En principio, pues, queda fuera de la línea sucesoria y Pallete se consolida como delfín de Alierta, aunque probablemente pasará mucho tiempo antes de que se produzca el cambio. Otro cambio, aunque éste aún en la cabeza de los dirigentes de la compañía: que Juan Carlos López Vives (en la imagen) se convierta en el Ceo de Indra. El anterior Ceo,  Javier de Andrés, ha sido rebajado por Abril Martorell a Coo (director de operaciones, o así, que dijo un vasco), y el propio presidente asegura que el Ceo de Indra es él mismo. Pero con la boca pequeña, porque intentó llevarse a su ex colaborador en Telefónica, Alfonso Alonso… y el Gobierno lo impidió. Ahora es Telefónica quien propondrá a López Vives como Ceo de Indra. Se trata de un ingeniero apreciado tanto por Alierta como por Pallete. Está en el área de internacional, en concreto en roaming, pero sirve lo mismo para un roto que para un descosido. Ingeniero, y con buen tino comercial, es decir, lo que necesita Indra y lo que necesita un financiero puro como Abril-Martorell, que sabe recortar gastos pero no aumentar ingresos y cuyo plan de negocios deja bastante que desear. ¿Le gusta a Abril-Martorell? No, porque él quiere mantener su doble cargo actual, mas bien su doble función como presidente y Ceo. Ahora bien, como ya hemos publicado en Hispanidad, Martorell aspira a que Telefónica e Indra se fusionen y así convertirse en Ceo de la compañía resultante y en un futuro sucesor de Alierta. Sólo que sus críticas a la gestión de la operadora no han sentado bien, miren por dónde, en su antigua casa. Suele pasar. Ya veremos quién gana el pulso. En otras palabras, Telefónica no será un accionista menor o meramente financiero en Indra. Será el accionista de referencia, junto al otro mandamás: el Gobierno, que posee un 20% del capital de la ingeniería. Pero el presidente de Indra sigue siendo Abril-Martorell, y lo seguirá siendo si deja de cometer errores. Eulogio López [email protected]