• Cruz del pueblo de Callosa (Alicante). El alcalde insiste en su error y en su manipulación: alega contra la paralización de la retirada.
  • El socialista Francisco Maciá ofrece una rueda de prensa y presume de que lo que han hecho es "legal".
  • Pero recuerden que retiró la Cruz con nocturnidad y alevosía, sin esperar a conocer la decisión del TSJCV.
  • El Ayuntamiento actuó "de modo unilateral", denuncia el párroco, "obviando el derecho a la propiedad privada" y dañando los derechos de los feligreses.
  • Es más, sólo avisó al sacerdote Juan Bautista Samper de que iban a hacer obras en la plaza de la iglesia, sin dar más detalles.
  • Todo para cumplir la Ley de Memoria Histórica… aunque esta no afecta a monumentos de la Iglesia. ¿Desfranquizar o descristianiazar? Lo segundo.
  • Maciá apunta que los trabajos de retirada del monumento (falta el pedestal) seguirán paralizados hasta que se pronuncie el TSJCV.
  • Y no tendrá que esperar mucho: la decisión de este tribunal se conocerá el miércoles.
Tristemente, la Cruz de Callosa de Segura sigue siendo protagonista de actualidad. Y es que el alcalde de este municipio alicantino, Francisco Maciá (en la imagen), insiste en su error y manipulación: este martes, ha alegado contra la paralización de la retirada de lo que aún queda del monumento -el pedestal con el nombre de los 81 caídos-, que ordenó el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV). El socialista Maciá, que gobierna gracias al apoyo de IU y de Somos Callosa -marca blanca de Podemos-, ha dado una rueda de prensa para que no pare la manipulación histórica y mediática. Allí, ha presumido de que lo que han hecho hasta el momento es "legal", como recoge ABC. Y por si le faltaban apoyos, la consellera de Justicia valenciana, Gabriela Bravo, ha afirmado que el Ayuntamiento actuó "correctamente" y no comparte que el TSJCV le parara, por ahora, los pies, según EFE. Pero Maciá olvida que retiraron la Cruz con nocturnidad y alevosía, en la madrugada del pasado lunes, sin esperar a conocer la decisión del TSJCV sobre las medidas cautelares. El Ayuntamiento actuó "de modo unilateral", ha denunciado el párroco, Juan Bautista Samper, en un comunicado, "obviando el derecho a la propiedad privada" y dañando los derechos de la parroquia y de los feligreses. Es más, sólo se avisó al sacerdote de que iban a hacer obras en la plaza de la iglesia, sin dar más detalle. Y todo esto para cumplir la Ley de Memoria Histórica… a pesar de que esta no afecta a monumentos de la Iglesia. ¿Se trata de desfranquizar o descristianizar? Más bien, lo segundo porque la Cruz no es el problema sino su pedestal, donde constan los nombres de 81 vecinos fusilados en la Guerra Civil por sus creencias religiosas o por su ideología y la inscripción "José Antonio Primo de Rivera, presente", pero no han aceptado que se tomarán medidas en relación a estos dos elementos. Paradójicamente, con el último auto del TSJCV, queda pendiente la retirada de dicho pedestal. Maciá ha apuntado que los trabajos de retirada del monumento seguirán paralizados hasta que se pronuncie el TSJCV. Aunque no tendrá que esperar mucho porque la decisión se conocerá el próximo miércoles, según el Twitter de este tribunal. Curioso que ahora Maciá si espere… claro, ya ha quitado la Cruz… Parece que no gobierna para la mayoría como presumía en la campaña electoral de 2015, como se hizo eco Diario de la Vega. Cristina Martín [email protected] © Fotografía: Diario de la Vega