• El provisional lo hizo Deloitte en unas horas.
  • Pero en el definitivo no se pueden alegar premuras.
  • Y para el mejor contable resultaría muy difícil concluir que el Popular valía un euro.
  • De todas formas, se trata de un trabajo extraordinariamente bien pagado: la JUR lo encontrará.
Que el Banco Popular valiera un euro es algo que pocos se creen y muchos menos están dispuestos a aceptar. Ninguna culpa al Santander: cuando se lo ofrecieron, Ana Botín simplemente recordó aquello de "a bodas me convidan" y se quedó con el Popular. Más difícil de justificar resulta la labor la Junta de Resolución (JUR) y del Banco Central Europeo (BCE), que decidieron que la Unión Bancaria Europea hiciera maniobras de liquidación bancaria en España y con fuego real. Pero como todas las tropelías hay que justificarlas (cuantas más tropelías mayor debe ser la justificación) la JUR contrató a Deloitte para que hiciera un informe que justificara la intervención. Y Deloitte lo hizo, al parecer en unas pocas horas en un llamado informe provisional que nadie conoce pero que seguramente está hecho con todas las salvaguardas del mundo para que no se le puedan exigir responsabilidades. Y claro, ahora ese informe solicitado por la JUR y por su inefable presidenta, la alemana, Elke König (en la imagen)  debe ser confirmado por un informe definitivo que ratifique que el Popular estaba tan agonizante como aseguraba el informe provisional. Y miren por dónde, resulta que ahora la señora König no encuentra quien realice el preceptivo informe definitivo. Ni tan siquiera la propia Deloitte. Pero no se preocupen: con lo bien pagado que está el trabajo (se habla del que el primero costó 2 millones de euros, y era provisional) seguro que doña Elke acaba encontrando quién. Pero que le cueste tanto hacerlo resulta significativo. Eulogio López [email protected]