• En el lustro 2011-2015, y eso sin reparar en la durísima reconversión laboral.
  • Ahora se la juega con Carlos Herrera quien, con su salario de seis millones, hipoteca el futuro de la COPE.
  • Eso sí, con una radio políticamente correcta: evangeliza poco pero agrada mucho al Partido Popular.
  • Como se trata de la cadena episcopal, abstenerse periodistas cristianos coherentes.
  • A Giménez Barriocanal no le importan las críticas de los obispos: le basta con el apoyo del Gobierno Rajoy.
  • Bueno, y del secretario de la Conferencia Episcopal, el padre Gil Tamayo.
  • A esto añadan que en 13 TV, otro protectorado de Barriocanal, la Iglesia española ha enterrado 70 millones de euros.
Decíamos ayer, que los obispos españoles han enterrado 70 millones de euros en 13TV. Pues bien, otro síntoma de la brillantísima gestión de Fernando Giménez Barriocanal (en la imagen), al frente de los medios de la Conferencia, radica en el lustro que lleva rigiendo los destinos de la cadena COPE en cuya Presidencia sustituyó a Alfonso Coronel de Palma. En total, Barriocanal ha hecho perder a la Iglesia 16 millones de euros, al tiempo que ha mantenido, incluso aumentado, si se mira bien, el apalancamiento de la cadena. Según los datos aportados en las memorias de la COPE, hablamos de 3,7 millones perdidos en 2011; de 2,4 millones, en 2012; de 2,3 en 2013; 5,3 en 2014 y 2,2 en 2015. En este último ejercicio me acojo a los datos facilitados por la propia emisora. Por cierto, que Herrera entró en septiembre de 2015 y don Fernando entró en levitación. Anunció que los ingresos por publicidad se dispararán en 2016 y anunciaba un ebitda en ascenso en el primer semestre, que en 2016 alcanzaría los 3,7 millones de euros. Eso está muy bien, porque el hacedor del supuesto punto de inflexión de la COPE, Carlos Herrera, se llevará el 90% del ebitda en su salario (eso sin contar posibles porcentajes por publicidad). Es decir, que si se cumplen las previsiones de Barriocanal, toda la COPE estaría trabajando para pagarle el sueldo a su locutor estrella. No está mal. Ojo, y no olviden la durísima reconversión laboral realizada por Barriocanal. El presidente de la COPE asegura que en 2016 se cerrará el capítulo de pérdidas de la emisora, gracias al fichaje de Carlos Herrera. Una idea curiosa es que, desde la salida del mago de las audiencias de Onda Cero a esta emisora, se le oye menos pero gana más dinero. Y resulta que la COPE ha más que duplicado el salario de Herrera en Onda Cero. Y estos 16 millones de euros más los 70 enterrados en 13TV por Barriocanal, vicesecretario general de Asuntos Económicos del Conferencia Episcopal, serían justificables si la COPE, emisora confesional, se dedicara a su objetivo fundacional: evangelizar. La verdad es que evangelizar, lo que se dice evangelizar, más bien poco, pero eso sí, Barriocanal lo considera un producto de éxito porque agrada mucho al Partido Popular en general y a don Mariano Rajoy en particular. COPE se ha convertido en la emisora del Gobierno pepero y 13TV en la tele de La Moncloa. Con ello, Barriocanal puede permitirse no hacer mucho caso a las críticas de los obispos por la frivolidad de la emisora, tipo los juguetitos sexuales de don Carlos Herrera. Además, el que reparte el dinero de la Conferencia es él. A Barriocanal le basta con el apoyo del secretario general, el padre Gil Tamayo y del Gobierno del PP, especialmente de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ambas católicas fervorosas. En cualquier caso, como se trata de la cadena episcopal, abstenerse periodistas y cristianos coherentes. No molesten. Señores: con el Evangelio en la mano no se compite en una democracia. Sea usted moderno, como Fernando Giménez Barriocanal. Eulogio López [email protected]