• En juego, los más de 12 millones de euros que se llevó como indemnización.
  • Pero entonces, ¿en qué va a trabajar? O mejor, ¿para qué le han fichado?
  • El italiano lleva ligado al sector energético desde el año 1977.
  • De momento, mantiene el puesto de consejero en Enel Green Power y en Enersis.
Andrea Brentan (Marruecos, 1949), ex consejero delegado de Endesa, tenía dos aspiraciones: ser Ceo de Enel y/o ser presidente de Endesa. Lo de Enel lo tenía francamente difícil con la llegada de Francesco Starace, que le cerró todas las puertas. Lo de ser presidente de Endesa lo tenía más a mano y estuvo muy cerca de conseguir que Borja Prado (en la imagen junto a Brentan) –presidente entonces y ahora- abandonara la eléctrica. Pero al final, Prado logró mantenerse y Brentan se quedó con las ganas. Y con los 12,4 millones de euros que cobró como indemnización cuando dejó la compañía, en octubre de 2014. En definitiva, había fracasado en Roma y en Madrid, pero la derrota fue un poco menos dolorosa cuando comprobó el extracto bancario. Ahora, menos de un año después, ha fichado por la consultora estadounidense FTI Consulting para presidir la compañía en nuestro país, donde Brentan había instalado su residencia. ¿Cuál es el punto fuerte de FTI o, al menos, uno de los puntos fuertes? La asesoría económica, concretamente, la que se refiere a concentraciones empresariales en los mercados energéticos y de transporte. Ahora bien, D. Andrea, en principio, no puede asesorar en asuntos de energía hasta octubre de 2016, cuando se cumplan dos años desde su salida de Endesa. En juego está la indemnización. Pero entonces, ¿a qué se va a dedicar? O, si lo prefieren, ¿para qué le han fichado? Es como si un equipo ficha a Casillas pero sin la posibilidad de que juegue de portero. Me dirán que puede ejercer otras funciones como líder del vestuario, organización de equipos… vale, bien, pero su especialidad es la de portero. Para lo demás hay otros especialistas más experimentados. Miren, Brentan comenzó su trayectoria profesional en el año 1977, en GIE, empresa italiana dedicada a la construcción de centrales eléctricas. Pero su especialización empezó antes, cuando realizó un master en Energía y control medioambiental, en la universidad de Nueva York. De GIE pasó a ABB, compañía dedicada a proyectar y construir plantas de generación eléctrica. Era el año 1991. En 2000 comenzó a trabajar en Alstom Power Centrales –construcción de centrales termoeléctricas-, y de allí paso a Enel y a Endesa. Conclusión: 38 años de experiencia profesional que no va a utilizar, según la firma norteamericana. Pues eso, Casillas, de todo menos de portero. Menos mal que puede seguir poniendo en valor esos 38 años como consejero en Enel Green Power y en Enersis, la filial hispanoamericana de Enel, antes filial de Endesa. Antes de la llegada de Brentan. Pablo Ferrer [email protected]