• En este festival de solidaridad, los políticos discrepan: unos, que paguen las grandes eléctricas. Otros, que lo haga todo el sector.
  • El problema de que paguen unos pocos es que ya hay dos sentencias contrarias del Tribunal Supremo.
  • Y el problema de que pague todo el sector es que no parece una medida justa.
  • Nuestros políticos ya no son generosos con el dinero de los contribuyentes sino con el de las empresas.
  • Y a todo esto, sigue la gran cuestión: ¿Quiénes precisan del bono social?
El ministro de Energía, Álvaro 'Dalton' Nadal (en la imagen) quiere que el próximo Consejo de MInistros -viernes 9 de diciembre- apruebe el Real Decreto Ley que establece que sean las comercializadoras eléctricas las que sufragan el bono social. De esta manera, Nadal pretende evitar que el Tribunal Supremo vuelva a emitir otra sentencia condenatoria -ya van dos- por considerarlo discriminatorio. Independientemente de lo que ocurra el viernes, si hablamos de un bono social que no deja de ser un subsidio o una subvención, ¿por qué no lo paga el Estado? ¿Acaso los supermercados sufragan la compra de los ciudadanos más necesitados? Y estamos hablando de artículos de primerísima necesidad como son los alimentos. En cualquier caso, en este festival de solidaridad, los políticos no se ponen de acuerdo. Unos defienden que lo paguen las grandes eléctricas o, al menos, las comercializadoras. Otros (PSOE y Podemos), mucho más solidarios, pretenden que lo sufrague todo el sector. Las dos opciones plantean problemas. Si lo pagan las comercializadoras, aunque sean muchas, se corre el riesgo de caer en la discriminación que el TS ya ha condenado en dos ocasiones. Ahora bien, lograr que lo pague todo el sector, dificultaría la presentación de demandas por parte de las empresas -no podrían argumentar que es discriminatorio- pero tampoco parece una medida muy justa. En definitiva, si es social, ¿por qué la tiene que afrontar las compañías? Por eso, y como adelantara Hispanidad, las empresas ya han avisado al Gobierno: acudirán a los tribunales. Sea como fuere, las distintas posturas de los partidos demuestra que los políticos españoles ya no son generosos con el dinero de los contribuyentes, sino con el de las empresas. Eso sí, siguen siendo muy generosos y eso hay que valorarlo. Por cierto, en el debate planteado, la clave sigue sin resolverse: ¿Quiénes precisan del bono social? Si fuera por Podemos, el primero de la lista sería, sin duda, Pablo Iglesias. Pablo Ferrer [email protected]