• El grupo mexicano llevará a cabo una auditoría para comprobar que en 2014 facturó 345,4 millones y tuvo unas pérdidas de 5,5 millones. Este  año podría salir de esa situación.
  • La operación se cerrará en unos meses, mientras espera el visto bueno de la CNMC y que el Supremo no anule el ERE de Panrico realizado en 2013.
  • Para hacerse con el favor de Marín Quemada, Bimbo saca del acuerdo el pan de molde, donde tiene una cuota del 40,8%, pues si suma la de Panrico (8,5%) llegaría al 49,3%.
  • El acuerdo entre ambas compañías también permitiría poseer el 20,4% de cuota en bollería dulce y el 36,5% en la salada. Así, Panrico tendría sus cuartos dueños.
Bimbo parece tener muy claros sus planes de futuro, pues quiere ser líder en España y plantar cara a la marca blanca, la cual en los últimos años ha ido ganando terreno. Para ello, ha lanzado un acuerdo de compra por su principal competidor y otra marca de referencia en nuestro país, Panrico. Claro que no se ha lanzado al vacío sin paracaídas, sino que ha puesto una serie de condiciones para ejecutar dicha compra, la cual se cerrará en los próximos meses. En primer lugar, el grupo mexicano llevará a cabo una auditoría de Panrico para ver con detalle cuáles son sus cifras económicas. La compañía, propiedad del fondo de capital riesgo estadounidense Oaktree, registró en 2014 una facturación de 354,4 millones de euros (-9,7% respecto a 2013) y unas pérdidas de 5,5 millones. Ésta última cifra es bastante positiva, pues está muy por debajo de la presentada en 2008 (808,3 millones) y todo hace prever que este año Panrico salga de 'números rojos'. Segundo punto. La operación debe contar con el visto bueno de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Precisamente para facilitar esto, Bimbo ha excluido del acuerdo el pan de molde de Panrico. En este producto, el grupo mexicano tiene una cuota del 40,8%, pero si suma la de Panrico (8,5%) llegaría al 49,3%, dificultando la competencia. Al hilo de esto, conviene destacar que la cuota de las marcas blancas es ya del 47,5%, destacando las proveedoras de Mercadona (Siro) y Lidl o Carrefour (en ambas, Dulcesol), entre otras cadenas de alimentación. En cuanto a las cuotas en bollería, el acuerdo entre ambas marcas permitiría poseer el 20,4% en bollería dulce (4% de Bimbo y 16,4% de Panrico) y el 36,5% (33% y 3,5%, respectivamente) en la salada. Tercer aspecto. También hay que tener en cuenta que el Tribunal Supremo no anule el ERE de Panrico realizado en 2013. Es decir, que ratifique la decisión de la Audiencia Nacional, la cual consideró que dicho expediente era procedente, y no tenga en cuenta el recurso presentado por CCOO. Si finalmente la compra llega a buen puerto, Panrico tendría sus cuartos dueños. Esta empresa fue creada en 1963 por la familia Costafreda, que tuvo las riendas hasta el 2005, cuando la compró el fondo de inversión británico Apax Partners por 900 millones. El tercer dueño llegaría en noviembre de 2013, después de que Apax no pudiera afrontar la deuda y el fondo de capital riesgo estadounidense adquiriera Panrico. La suma de las dos compañías de pan de molde y bollería industrial contaría con un total de 18 fábricas (15 en España y tres en Portugal), entre ellas destaca la situada en Azuqueca de Henares (Guadalajara), la mayor panificadora de Europa, en la que Bimbo ha invertido 50 millones. Además, la unión permitirá a Panrico traspasar fronteras y lograr una gran expansión internacional, pues ya no sólo estará en España y Portugal, sino también en otros 20 países. Cristina Martín [email protected]