• O una parte de ella.
  • De esta manera, reduce plantilla.
  • Y, según la entidad, abarata costes.
  • Pero no es cierto: la operación es similar a un Sale and Lease Back.
  • En cualquier caso, supone un cambio de estrategia: de comprar empresas fintech a vender departamentos enteros.
Hablábamos ayer jueves de la venta a Cerberus de un paquete muy significativo de activos improductivos por parte de BBVA. Y este viernes nos desayunamos con otra noticia que incide en la misma idea: la gestión languidece en el banco que preside Francisco González. Concretando, y según El Economista, la entidad busca vender parte de su división de tecnología a un tercero. Curioso, porque entre las posibilidades está traspasar todo el departamento de informática, uno de los más importantes en la transformación digital tan pregonada por FG. Una cosa esta clara: la venta de la división de tecnología -o parte de ella- supondrá una reducción de plantilla ya que los trabajadores pasarían a formar parte de la empresa compradora. Otro objetivo que persigue el banco es abaratar costes, pero esto no está tan claro. Estamos hablando de una operación que se parece mucho al típico Sale and Lease Back, esto es, vender (un inmueble) para permanecer en régimen de alquiler, con un contrato a largo plazo. Lo que se logra en esos casos es liquidez, pero junto a la venta surge un alquiler que antes no existía. Aquí sucede lo mismo. Te vendo el departamento de informática y me ahorro las nóminas. Sí, pero luego tendré que pagar a esa empresa por los productos y servicios que me proporcione. En cualquier caso, llama la atención el giro en la estrategia digitalización de FG. De comprar empresas fintech ha pasado ha vender departamentos enteros. La broma le estaba saliendo demasiado cara. Concretamente, 3.475 millones de euros entre los años 2011 y 2013 (925 millones anuales), y unos 700 millones al año desde entonces. Ojo, eso sin contar compras de empresas. Pablo Ferrer [email protected]