• El proyecto digital revolucionario fracasó. Ahora BBVA no intenta digitalizar el banco.
  • Sino que los clientes se acostumbren a tratar con el banco por móvil.
  • Suena menos revolucionario pero es más eficaz.
  • Y ahí sí está consiguiendo victorias.
Nos hemos hartado de escuchar que el escenario actual no es nada adecuado para el negocio bancario. Que los tipos de interés negativos, los nuevos requerimientos de capital, la restricción del crédito o el océano de liquidez en el que nos baña el BCE hacía imposible el negocio bancario. Y, sinceramente, es mentira. Al final, los bancos han entendido que 'ceteris paribus' no es más que máxima de teoría económica, que adaptándose al entorno y ajustándose a los nuevos escenarios tecnológicos se pueden forrar. Y en el fondo lo están haciendo y lo van a seguir consiguiendo. Y en una de estas incluso recuperamos el dinero del rescate público (modo irónico en posición "on") a la banca, lo cual a alguno incluso les puede fastidiar. Diversificando y gestionando patrimonios, BBVA ha aumentado sus resultados netos un 25,9%, con un beneficio del periodo de 2.306 millones de euros. Y todo ello consecuencia de una mejora del margen de intereses generados entre el mes de abril y junio, el más alto de los últimos siete trimestres. En dicho periodo el margen ha sido de 4.481 millones de euros. En el primer semestre esa partida ha sido una cifra de 8.803 millones de euros, un incremento del 5,2% interanual y, sin considerar el efecto del tipo de cambio, un 9,6%. En este orden de partidas el margen bruto de 12.718 millones de euros, con un aumento interanual del 4,0%, se apoya necesariamente en la buena evolución de los ingresos recurrentes (margen de intereses más comisiones) que se han visto incrementados en 5,1%. Toda una alegría para la parte alta de la cuenta de resultados. Si a todo ello le sumamos medidas de eficiencia y contención de gastos resulta más sencillo mantener la ratio de eficiencia en niveles inferiores al 50%. Y si a todo ello le sumamos una tasa de mora baja, del 4,8%, inferior al 4,9% de cierre de 2016, la obtención de tales resultados queda mejor explicado. Por lo que respecta a la actividad es donde realmente vemos la forma de retar al nuevo entorno que ha planteado BBVA. El crédito bruto a la clientela sólo ha crecido un 1% en términos constantes (-1,4% incorporando el efecto de las divisas) respecto a los datos de cierre de 2016, con un aumento de la actividad en geografías emergentes y con una clara actividad de desapalancamiento en España y en Estados Unidos. En España la inversión crediticia sólo creció en un 0,7% respecto a marzo. En la primera mitad del año el nuevo crédito a empresas incrementa sus cifras un 12,8% interanual y el del consumo un 24%. Todo un referente de por dónde va el mercado en la actualidad. Además, y por lo que respecta al banco, los depósitos de la clientela han disminuido un -1,7% en el semestre, hasta los 394.626 millones. Ello determina que resultado atribuido de la actividad bancaria en nuestro país se haya situado en 670 millones, un 8% más que hace un año. El negocio inmobiliario ha reducido pérdidas, manteniendo unos resultados negativos de 191 millones en el primer semestre. En los mercados alternativos, Estados Unidos, se marca claramente el foco de su actividad, y consigue un incremento del margen de intereses del 13,6% interanual acumulado a junio. La buena evolución de las comisiones ( 7,6%) y la adecuada evolución de los costes ( 1,4%) permite acreditar un incremento interanual del margen bruto del 7,3% y del neto del 19,9%  respecto al del mismo periodo del año anterior. Ello va en línea con el comportamiento de México o América del Sur. BBVA ha apostado por una clara transformación del negocio bancario. Planteado el problema de que el verdadero competidor de las entidades financieras son las tecnológicas, el banco se ha convertido en una de ellas. A cierre de junio contaba con 19,9 millones de clientes que se relacionaban con el banco por canales digitales (un 22% más que un año antes). De estos, los clientes que lo hacen a través de dispositivos móviles sumaron 14,5 millones, un avance interanual del 42%. En términos de solvencia, BBVA generó 20 puntos básicos de capital en el semestre. A cierre de junio, la ratio CET1 fully-loaded alcanzó niveles del 11,10% en línea con lo marcado por la entidad. Esta ratio incorpora ya el impacto negativo de la compra del 9,95% adicional en Garanti en el mes de marzo. En definitiva, se forran fuera de casa. En España el mercado ha cambiado mucho y fuera hay muchas oportunidades. Hay muchos peces en el mar. Rodrigo de Silos [email protected]