• La entidad que preside FG dejará al final de esta temporada de dar nombre a la liga de fútbol española.
  • Desde la última renovación del contrato que se hizo en 2013, ha ingresado en la competición 72 millones (24 millones por temporada).
  • Ahora el banco apuesta por "una estrategia basada en la personalización, frente a impactos de marca globales".
  • Por ello, podría plantearse dejar también de patrocinar la NBA cuando acabe el actual contrato (en 2017).
Como hemos comentado en varias ocasiones, BBVA vive centrado en su digitalización. Es la apuesta y el empeño personal de su presidente, Francisco González -FG- (a la derecha de la imagen junto a David Stern), que quiere priorizar la banca digital frente a la banca personal. Pero además el banquero está cabreado por el escaso retorno de algunas de sus inversiones: por ello, ha decidido dejar de patrocinar la Liga y podría abandonar también el patrocinio de la NBA. El pasado miércoles se conoció que la entidad dejará al final de esta temporada de dar nombre a la liga de fútbol española, tanto en Primera como en Segunda División. De esta manera, el 30 de junio de 2016 BBVA pondrá fin a la relación que mantenía con la Liga de Fútbol Profesional (LFP) desde hace varios años. En concreto, desde 2006, cuando el banco puso su nombre a la Segunda División. Dos años más tarde, la Primera pasó a llamarse Liga BBVA y la Segunda, Liga Adelante. La última renovación del acuerdo de patrocinio se hizo en 2013 y desde entonces la entidad que preside FG ha ingresado 72 millones de euros (24 millones por temporada) en dicha competición. BBVA ha explicado las razones que le han llevado a no prorrogar el patrocinio más allá de la presente temporada. Éstas "se basan en el cambio estratégico que está llevando a cabo, centrado en la transformación digital del banco a nivel mundial". Una estrategia "basada en la personalización, algo inherente al ámbito digital, frente a impactos de marca globales". Pero en el fondo de la cuestión también está el cabreo de FG por el escaso retorno de la inversión y el descontento de varios altos directivos del banco. Tanto BBVA como la organización que preside Javier Tebas han destacado el gran éxito de su colaboración en los últimos años, la cual ha permitido que ambas instituciones puedan difundir sus marcas de forma internacional. Pero ahora a BBVA le importa mucho menos la proyección internacional y más la digitalización. Por este motivo, también podría plantearse dejar de patrocinar la NBA cuando acabe el actual contrato, renovado en 2014 y que termina en 2017. La relación con la liga de baloncesto más importante del mundo comenzó en septiembre de 2010 y conviene destacar que el acuerdo incluye también la NBA femenina (WNBA), la Liga de Desarrollo (NBA D-League) y el programa de responsabilidad social 'NBA Cares'. Al hablar de la NBA es inevitable no mencionar a David Stern, que logró convertirla en un importante y multimillonario negocio gracias a su visión comercial. Este abogado estadounidense fue nombrado consejero general de dicha liga en 1978; dos años después, vicepresidente ejecutivo y en 1984, comisionado de la NBA, coincidiendo con la llegada de grandes estrellas (Michael Jordan, entre ellas) a la competición de baloncesto. Desde febrero de 2014 ocupa el puesto de comisionado de la NBA Adam Silver, que cogió el relevo de Stern, tras haber trabajado con él durante 22 años. Pasemos a BBVA y su papel en EEUU, que tampoco es tan relevante: actualmente, controla BBVA Compass, el número 33 del país. El pasado mes de junio, en una entrevista con el Financial Times, FG señaló que veía en la tecnología su arma en EEUU. Consideró que es la economía más digitalizada del mundo, pero su sistema de banca 'retail' o minorista es muy básico, por lo que BBVA podría cubrir dicho espacio. Sólo el tiempo dirá si acierta o no con su estrategia. Cristina Martín [email protected]