• FG no le deja tocar bola.
  • Le está sometiendo al mismo ninguneo que a Ángel Cano y le desautoriza constantemente ante sus subordinados.
  • Y FG sigue pensando en el Popular.
  • Porque el BBVA "se ha quedado sin objetivos".
Todos le avisaron cuando asumió el cargo, en mayo de 2015: FG te echará en tres años. Sí, pero me iré rico, respondió Carlos Torres, consejero delegado del BBVA (en la imagen). El sustituto de Ángel Cano tenía asumido que su paso por la entidad iba a ser breve, pero lo que no sospechaba era que su jefe le iba a ningunear de la manera en la que lo está haciendo. Torres ha comprobado de primera mano que el dinero no da la felicidad. Los 4,4 millones de euros que se embolsó en 2016 -un 16% más que en 2015, cuando fue nombrado-, a los que hay que sumar los 16 'kilos' que acumula su plan de pensiones, no han impedido que el Ceo del BBVA esté deprimido. Los días se le están haciendo muy largos, sobre todo porque FG no le deja tocar bola a pesar de ser, sobre el papel, el número dos de la entidad. Lo cierto es que el presidente no pierde ocasión para desautorizarle ante sus subordinados, y así no se puede trabajar por mucho que engorde la cuenta corriente. Mientras tanto, FG no le quita el ojo al Popular porque, según fuentes del banco, el BBVA "se ha quedado sin objetivos". Y esto es especialmente grave. La banca digital no termina de aportar beneficios a la cuenta de resultados al tiempo que consume una gran cantidad de recursos, a razón de 1.000 millones de euros anuales. En este contexto, comerse al 'Popu' sería un golpe de efecto sin precedentes y le permitiría dar un salto de gigante en el negocio de pymes en España. Porque la realidad del BBVA en nuestro país es ésta: un banco sin rumbo claro y con una plantilla sobrecargada y, al mismo tiempo, desmotivada. Es el legado de FG después de 17 años al frente de la entidad. Y si el BCE le da permiso, no se marchará cuando cumpla los 75 (2019) sino cuando llegue a los 77 (2022). Para entonces, lo más probable es que Carlos Torres ya no sea el Ceo. Pablo Ferrer [email protected]