• De esta forma, Andalucía, Euskadi y Cataluña formarán la barricada para frenar el frentepopulista Pedro Sánchez.
  • Eso sí, el hombre del socialismo catalán, al menos oficialmente, permitirá la libertad de voto, pero inducirá a su aparato en favor de la líder andaluza.
Decíamos ayer… que la presidenta de Andalucía ya tiene hasta la fecha para presentar su candidatura a la secretaria general del PSOE y, a renglón seguido, a La Moncloa por los socialistas. Y que Patxi López le apoyaría en la recta final. Se trataba de parar los pies al miliciano Pedro, al frente populista Sánchez, dispuesto a otorgar el poder a cualquiera -leninistas, anarquistas-, a Podemos, con tal de comprar el acceso La Moncloa. El pasado jueves, Miquel Iceta (en la imagen) asistía a la sesión de la Cámara de Comercio de Barcelona, donde Ángel Simón, el hombre de Suez-Agbar intentaba poner orden en el batiburrillo del agua, uno más, creado por la inefable Colau, una mujer de nuestro tiempo, de Pedrito Sánchez. Pues bien, al dúo Díaz-López añadan ahora el de Miquel Iceta, el líder del PSC catalán, antaño alineado con Sánchez y que ahora ha caído en la cuenta de que con Pedrito Precipicio se van a estampar. Pero cada uno es hijo de su historia y en el pasado reciente de Iceta muchos recuerdan aún al hombre que se alineó con Sánchez. Es igual, hay que saber adaptarse o morir, muchacho. Oficialmente, claro está, Iceta hará lo siguiente: en público dará a sus militantes libertad de voto en las primarias y en el Congreso socialista. En privado, animará a su aparato a votar por Susana Díaz. Y el PSC catalán tiene un aparato poco despreciable que influye en otros aparatos territoriales. El frente anti-Sánchez ya cuenta entonces con tres regiones vitales: Andalucía, Euskadi y Cataluña. Ahora añadan a eso otras como Extremadura, La Mancha, etc., importantes y a la que nadie ha puesto en duda (por su anti-Sanchismo, claro está). O el maleable, en todos los sentidos, Ximo Puig. Pedro Sánchez morirá matando. Quiere hacer todo el daño posible. A su partido. Eulogio López [email protected]