• Y eso que el que manda en el canal de la Conferencia Episcopal es él.
  • Pero necesita un chivo expiatorio que justifique los 70 millones de dinero de la Iglesia enterrados en el canal.
  • Además, se aproximan cambios en la Conferencia Episcopal y el Kiko Barriocanal quiere mantener su poder actual.
  • A pesar de su desastrosa gestión tanto en COPE (16 millones de pérdidas en 5 años) como en 13TV (70 millones de euros dilapidados).
Fernando Giménez Barriocanal (en la imagen junto a José María Mas), el cardenal laico, vicesecretario general de la Conferencia Episcopal, presidente de la Cadena COPE, afronta los cambios en la Conferencia Episcopal con cierta aprensión. Es el ministro de Economía y los obispos le tienen miedo porque es el que administra los asuntos monetarios pero también es cierto que el cardenal Antonio Cañizares, obispo de Valencia y el nuevo cardenal, el obispo de Madrid, Carlos Osoro, no le tienen mucha simpatía. Don Fernando tiene todo el poder, tanto en COPE como en 13TV. En la primera, de derecho, en la segunda, de hecho. Pero ahora necesita un chivo expiatorio al que endilgarle el desastre de gestión de la compañía. Y lo ha encontrado en José María Mas. Porque claro, de alguna forma hay que justificar que a 31 de diciembre de 2016, la Iglesia española habrá enterrado 70 millones de euros en 13TV, un canal que apoya a Cristo poco, pero al PP de Mariano Rajoy… lo que sea menester. En 2016, el canal 13TV perderá 11 millones, descontados los más de 2 millones que ha dejado de pagar por el alquiler de la señal a Unidad Editorial, ahora que el PP le ha regalado una TDT. Y lo malo es que el futuro se presenta aún más negro. Ejemplo: en 2016, otro ejercicio para olvidar, la audiencia aumentó una décima (insisto, tras el apagón de 2015), cuando el ritmo era de un aumento de cuatro décimas por año. Entonces, ¿José María Mas debería ser cesado? Quizás, pero no por lo que pretende Barriocanal. Mas es una especie de presidente honorífico: el que manda es Barriocanal… en tanto que vicesecretario general de la Conferencia Episcopal. Es decir, el hombre del maletín, el que pone el dinero… aunque no sea su dinero. Eulogio López [email protected]