• Justo en el momento más cristófobo del Gobierno Rajoy.
  • Para contar con el favor de Moncloa, el vicesecretario general de la Conferencia Episcopal está conformando el gran  multimedia de la derecha pagana: COPE, 13TV y ABC.
  • En justa reciprocidad, Sáenz de Santamaría y Méndez de Vigo adornaron la presentación de la programación de la emisora.
  • Carmen Martínez de Castro, y sobre todo María Pico, se han convertido en los enlaces del Ejecutivo con el multimedia de los obispos… y a espaldas de éstos.
  • La presentación de la nueva temporada de la COPE fue el escenario elegido para visualizar el proyecto.
  • Durante la cual, Giménez Barriocanal no hizo ni mención al presunto ideario católico del medio.
Un detalle. Recientemente era recibida en 13TV, el canal de televisión cuyo primer accionista es la Conferencia Episcopal Española, Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid y aspirante a la Moncloa. Cifuentes fue recibida con todos los honores y, atención, los periodistas del programa no hicieron ni una sola alusión, ni formularon pregunta alguna acerca del actual escándalo provocado por la doble norma del Gobierno madrileño sobre ideología de género, que impone el homosexualismo a los niños en las escuelas, tanto públicas como religiosas. Para entendernos, en un medio propiedad  de la Conferencia Episcopal, con tal de no molestar al Gobierno Rajoy se ensalza a los políticos más representativos de esa derecha pagana en que se ha convertido el Partido Popular, un partido que, bajo el marianismo, atenta contra todos los valores no negociables de la Iglesia católica. En definitiva, la COPE y 13 TV, los medios informativos de la Conferencia Episcopal Española han dejado de ser católicos. Ahora son peperos, que es un pelín distinto. Nunca como en la etapa de Fernando Giménez Barriocanal (en la imagen) como presidente de COPE y mandamás de 13TV, la defensa del todavía líder del PP, Mariano Rajoy, ha sido tan descarada en los medios eclesiales. Y nunca como ahora, el ideario cristiano que se le supone a un medio, no sólo católico, sino también confesional, estuvo tan abandonado y recluido en horarios marginales. Barriocanal presume de haber equilibrado las cuentas de la COPE. Y es cierto, aunque no así las de 13TV, un río de pérdidas. Ha contribuido con el dinero de la Conferencia Episcopal -de la que él es vicesecretario para Asuntos Económicos- a apuntalar Vocento, su 'socio' de emisoras y socio 'ideológico'. Ya saben: el ABC inunda de directores de programas y tertulianos a la COPE, la COPE envía articulistas al ABC pero, sobre todo, Vocento le alquila sus postes derruidos a COPE y la COPE paga. En cualquier caso, hay que suponer que los obispos españoles tienen medios informativos para evangelizar, no para ganar dinero ni para ayudar al ABC. Y encima, no lo ganan, lo pierden. Y es con Vocento como, tras descristianizar la COPE y 13 TV, Barriocanal ha dado un paso más: ha convertido el triángulo ABC-COPE-13TV en el multimedia de la derecha pagana, al servicio del marianismo (que no viene de Santa María sino del aún no canonizado Mariano Rajoy Brey). Esta rendición de Breda del general Barriocanal, la rendición del ideario católico a los intereses del Gobierno pepero, especialmente tras obtener la licencia de televisión digital, se visualizó en la presentación de la Programación de la COPE para la nueva temporada. Allí estaban el ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo (división 'modelna' del PP), y la todopoderosa vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, la más eximia representante de la derecha pagana española a la que Barriocanal ha entregado, ideológicamente hablando, los medios de la Conferencia Episcopal. Estaban en familia, así que los adulados ministros se convirtieron en aduladores de la COPE. Como debe ser. No se pierdan la gala. Un tanto 'lamigosa' pero igualmente impresionante. La conexión, digamos cotidiana, entre el multimedia de la derecha pagana, la llevan la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez de Castro, y su otrora adversaria, ahora íntima, directora de Gabinete de la vicepresidenta. Hablo de la inquietante María Pico. Ellas son las interlocutoras con el vicesecretario general de la Conferencia Episcopal, e incluso han participado en los fichajes adecuados para la emisora, como el caso de Carlos Herrera. Todo por el ideario católico de la casa. Al final, lo de siempre: nadie da lo que no tiene y no es posible hacer medios cristianos sin cristianos. Aún menos si se margina a los pocos católicos que quedan. El detalle final: durante la presentación de la programación COPE Giménez Barriocanal no hizo ninguna alusión a ese ideario católico de la cadena. ¿Ideario? ¿Qué ideario? Eulogio López [email protected]