• La excusa, el saneamiento: apartar créditos dudosos y 'vestirse' mejor  para la privatización.
  • La entidad se ha deshecho por esa vía de sumas importantes de deuda a particulares y a empresas.
  • En esta ocasión los prestamos traspasados son a empresas para reducir la morosidad en 414,3 millones.
Bankia vuelve a recurrir a la ya clásica operación para quitarse un problema de encima con una fórmula ajena a su propio negocio bancario, el crédito. Se trata algo tan poco bancario como pasar a otro -generalmente fondos de inversión- su cartera de crédito con problemas para sanear el balance y a otra cosa mariposa. BFA-Bankia anuncia este martes una de esas operaciones, con la que vende una cartera de créditos de 645,1 millones de euros concedidos a empresas y que están respaldados en parte con garantías hipotecarias. Y de ese modo, reduce el saldo de créditos dudosos en 414,3 millones (410,5 de Bankia y 3,8 de BFA). Ya les contamos en otra ocasión que el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri (en la imagen), tiene prisa para vender carteras de deuda. La excusa es el saneamiento de la entidad, mejor vestida la privatización, aunque se venda con pérdidas. No hay más explicación. Otra cosa es el espacio en el que queda el cliente, que ya no tendrá como interlocutor al banco con el que contrató el crédito. Dice Bankia que así libera recursos para conceder nuevos créditos -efectivamente, mejora su liquidez- y que reduce la morosidad. Natural. ¿Qué sale del balance esta vez? Del de Bankia, 564,3 millones de euros y del de BFA, 80,8 millones de euros. Dicho sea todo: en esta ocasión, a diferencia de otras veces, la venta de cartera es positiva en términos de cuenta de resultados. Por los pelos, pero positiva. En otros momentos y en parecidas circunstancias, la entidad no gana, sino que pierde (se resigna a vender más barato para vender más rápido).  Forma parte de la estrategia para vestir la entidad para la privatización, a través de la reducción de créditos dudosos y a través de la desinversión en activos no estratégicos. El banco se disculpa esta vez diciendo que la "venta se ha desarrollado dentro de un proceso competitivo entre inversores institucionales y entidades financieras de primer orden" para "maximizar el precio obtenido por esta cartera". Rafael Esparza [email protected]