• Las transacciones se han realizado cerca del valor neto contable de los activos y la entidad ha ingresado 640 millones de euros.
  • La venta al menudeo es más lenta y laboriosa que la colocación de grandes paquetes de activos a fondos buitre.
  • En cualquier caso, el éxito de la estrategia ha llevado a la entidad a ignorar los cantos de sirena de los fondos.
  • Bankia rompe con Cerberus para la venta de 38.000 pisos por 2.000 millones de euros.
Bankia ha aumentado un 52% el número de inmuebles vendidos durante 2015. Lo más destacable, sin embargo, no es tanto el volumen de los activos como el hecho de que los ha vendido al menudeo. Según la nota remitida este lunes por el banco, cerca de la mitad de las ventas las ha realizado directamente a través de su red de oficinas y el resto a través de otros canales, sobre todo mediadores. Dicho de otra manera, el banco que preside José Ignacio Goirigolzarri (en la imagen) ha ignorado los cantos de sirena de los fondos buitre, dispuestos a comprar una cantidad de activos de una sola vez pero, eso sí, a precios de risa, y ha decidido coger la sartén por el mango y vender directamente los inmuebles. Es una pena que Bankia no haga comentarios sobre las minusvalías o plusvalías -poco probables- de las operaciones. Lo máximo que ha llegado a admitir es que las transacciones se han realizado cerca del valor neto contable de los inmuebles y que, por todas ellas, ha ingresado 640 millones de euros. Sea mucho o poco, lo cierto es que es más de lo que hubiera ingresado si hubiese vendido esos activos -el 91% eran inmuebles residenciales, principalmente viviendas- a fondos buitre. Y eso no es todo. Renunciado a las grandes colocaciones, el banco reafirma su apuesta por recuperar créditos fallidos o dudosos en lugar de deshacerse de ellos por la vía rápida. Eso es, precisamente, lo que ha hecho hace cuatro días con Cerberus. Como recordarán, a principios de octubre, Bankia comenzó a negociar con este fondo buitre la venta del 75% de sus pisos y solares, unas 38.000 viviendas, más otros 8.000 locales comerciales y parcelas. En total, 46.000 activos. Era la llamada operación 'Big Bang'. El objetivo era deshacerse de esos inmuebles antes de 2016. El problema surgió con la oferta de Cerberus: 2.000 millones por unas viviendas con un valor nominal cercano a los 3.000 millones. Ojo, con locales comerciales y parcelas, el valor ascendía hasta los 4.200 millones. Más del doble que la oferta de Cerberus. Pablo Ferrer [email protected]