• Y desligarse de El Confidencial y de Expansión.
  • Reyes Calderón y Helena Revoredo, así como Antonio del Valle fueron el ariete contra Ángel Ron.
  • La Sindicatura, con Aparicio Valls al frente, defendían a Ron. También ahí habrá cambios.
  • ¿Plan de negocio? Hasta junio, no lo esperen.
Emilio Saracho, nuevo presidente del Banco Popular, no tiene plan de negocio porque aún no se conoce el banco: se lo está aprendiendo. Es más, hasta junio no presentará su plan y antes debe hablar con mucha gente. Quien diga que ya ha tomado decisiones se equivoca. Al menos, eso advierte su gente de confianza, la mayoría de ellos de la Morgan. Pero lo que sí tiene muy claro es que va a darle la vuelta al Consejo. Va a cargar contra los unos y contra los otros. Contra el mexicano Antonio del Valle, contra la coordinadora de consejeros independientes, Reyes Calderón, contra Helena Revoredo… es decir, contra quienes se cargaron a Ángel Ron y le buscaron a él como sustituto (más o menos) y contra sus contrarios: la Sindicatura (más o menos) y sobre todo al hombre que ha capitaneado al núcleo duro del Popular: Francisco Aparicio Valls, enfrentado a Reyes Calderón. Y ojo porque esa Sindicatura posee más de 9% del capital y es el primer accionista. Además, ahí figuran directivos y empleados y familias tradicionales. Si lo piensan, la postura de Saracho es lógica. Quiere abrir una nueva etapa sin los unos y sin los otros. Probablemente no necesita echarles del Consejo pero sí desea quitarles influencia. Por decirlo de otro modo: Saracho ejercerá su poder en el Consejo, no entre el equipo ejecutivo. Por ejemplo, ninguno de sus próximos le ha dicho que no vaya a contar con Pedro Larena. En resumen, Saracho quiere romper con los unos y con los otros. No quiere deberle nada a nadie: ni a los que le introdujeron ni a los que intentaron mantener a Ron. Pero, de entrada no quiere deberle nada ni a Reyes Calderón ni a Helena Revoredo. Y, naturalmente, los mexicanos de Antonio del Valle, cuanto más lejos mejor. Les considera poco menos que termitas. Y ojo, tampoco quiere que se le consideren ligado a El Confidencial y Expansión, los medios que han pretendido dirigir la gobernanza del Popular desde fuera. ¿Y el plan de negocio? A esperar. En el entorno de Saracho repiten siempre lo mismo: No habrá decisiones hasta que Saracho no se haya aprendido el Popular. Que es tanto como decir que no se fía de las cifras oficiales. Hasta junio. Con junta de accionistas ordinaria y la administración en regla. Eulogio López [email protected]