• Juan March de la Lastra y Juan March Juan son primos, no hermanos.
  • El entendimiento no es el mismo que entre los hermanos Juan y Carlos March Delgado, que aún llevan el timón.
  • Los March convierten su banco en una sociedad de inversión.
  • Banca March aún controla el 29% de Corporación Financiera Alba.
  • Tal cual marchen las participadas de Alba así marcha la Banca March.
  • El negocio crediticio es mínimo… y ligado a la inversión industrial del Grupo.

Buenos resultados de la Banca March en 2014, con elevados crecimientos en todos los márgenes, el nivel de solvencia más alto de la banca española y con el maná que cae desde las empresas participadas por Corporación Financiera Alba. Es decir, resultados buenos pero no comparables con los de cualquier otro banco español.

Ya lo he dicho en otras ocasiones: el sistema financiero internacional, concretado en Basilea, reniega de la banca industrial y resulta que el banco más solvente, según los criterios de ese Sistema financiero internacional, es… la industrialísima Banca March.

¿Los hermanos March (Carlos y Juan) tienen un buen banco? No, tienen una gran sociedad de inversión. Lo que ocurre es que Banca March no deja de ser el principal accionista, con un 29% (llegó a ser el 50%) de Corporación Financiera Alba, de la que cuelgan las principales participadas. Es inútil que hayan cambiado de logo: Banca March es una sociedad industrial a la que se une una división de banca privada que crece, sí, pero no deja de ser singular y remota. Al final, Banca March marcha si sus participadas marchan. Y si hay una plusvalía importante (ACS en 2014) se dispara el beneficio. Ni más ni menos.

Y luego está el problema de siempre en las empresas familiares: la sucesión. Hasta ahora, son los dos hermanos, Juan y Carlos March quienes han dirigido el entramado. Y se han entendido bien. Ahora bien, ellos son hermanos, sus hijos, Carlos March de la Lastra y Juan March Juan, son primos, y ambos aspiran a la cabeza.

Por lo demás, es Viernes de Dolores y todo está en orden.

Eulogio López

[email protected]