• ACS, OHL, Abengoa, Talgo… se preparan para demandar a Fomento porque no quieren asumir las pérdidas o sobrecostes de las públicas.
  • El Departamento de Ana Pastor señala que todos los miembros del consorcio deben responder de forma solidaria.
  • Los sobrecostes rondan los 1.000 millones. Por ahora, el presidente de Renfe sólo ha logrado ganar tiempo de Arabia Saudí, pero no dinero.
  • Paralelamente, Adif está paralizada, aunque hace ver lo contrario: anuncia una licitación por 35 millones.
  • Además, hay crisis interna: Gómez-Pomar (número dos de Pastor), Vázquez (Renfe) y Ferre Moltó (Adif) no se llevan... particularmente bien.
Mes y medio después, las cosas en el AVE La Meca-Medina no van mejor. Es más, la cuerda está más tensa porque las empresas privadas que forman parte del consorcio se niegan a pagar los platos rotos de Renfe y Adif. Según informa El Economista, ACS, OHL, Abengoa, Talgo… se preparan para demandar a Fomento. Y la razón es bien sencilla: no quieren asumir las pérdidas o sobrecostes de las empresas públicas encargadas de la fase de operación (Renfe y Adif). Claro que el Departamento de Ana Pastor no se corta y señala que todos los miembros del consorcio deben responder de forma solidaria acorde a su participación. Recuerden que el consorcio está formado por: varias empresas públicas (Renfe, Adif e Ineco), otras privadas (Cobra -ACS-, OHL, Inabensa -Abengoa-, Talgo, Indra, Copasa, Imathia, Consultrans y Dimetronic) y dos saudíes (Al Shoula y Al Rosan). Además, lo preside el máximo dirigente de Renfe, Pablo Vázquez (en el medio de la imagen, entre Julio Gómez-Pomar y Gonzalo Ferre Moltó), que no ha logrado poner calma: todos coinciden en que el Ceo, Santiago Ruiz, el cuarto que pasa por el 'megaproyecto', debe cesar. Pero Vázquez no está libre de culpas. A mediados de abril, el secretario de Estado de Infraestructuras en funciones, Julio Gómez-Pomar, metió el dedo en la llaga y apuntó a su sucesor al frente de Renfe por los problemas de gobernanza. Y todo ello, a pesar de que Vázquez se trasladó a Arabia Saudí y consiguió ganar tiempo, pero no dinero. Mientras, Pastor 'pasa' del tema por estar en funciones. Como saben, el AVE La Meca-Medina acumula retrasos y sobrecostes. Los árabes no están muy dispuestos a poner más dinero de los 6.700 millones de euros presupuestados, a pesar de que Saudi Railway Organization (SRO) ha hecho peticiones adicionales que no estaban contempladas en el contrato inicial. Parece ser que los sobrecostes rondarían los 1.000 millones. Paralelamente, Adif está paralizada, aunque hace ver lo contrario. Este martes, ha anunciado una licitación por 35 millones en el suministro de aparatos de vía y el reperfilado de carril en la red convencional y la red de ancho métrico. Además, hay crisis interna en el constructor y gestor de las líneas de ferrocarril: Gómez-Pomar, Vázquez y el presidente de Adif, Gonzalo Ferre Moltó, no se llevan bien. Cristina Martín [email protected]