• Pero la buena racha toca a su fin: las ventas caen y prevé ganar un 35,1% menos.
  • El fabricante nipón cerró su ejercicio en marzo, con un beneficio de 18.667 millones ( 6,4%), por devaluación del yen y reducción de costes.
  • La facturación creció un 4,3%, hasta los 229.442 millones.
  • Pero las ventas bajaron a 8,68 millones de unidades (-3,2%) por débil demanda en China y en otras emergentes de Asia, así como en Japón.
  • Eso sí, su principal mercado, EEUU, le dio una alegría: las ventas crecieron un 4,5%, seguramente por el 'diéselgate' de VW.
  • En el presente ejercicio, el beneficio podría bajar por primera vez en los últimos cinco años.
Este miércoles, se han conocido los resultados del último ejercicio fiscal de Toyota, que cerró el pasado marzo. Las cifras reflejan que el fabricante nipón mantiene el liderazgo mundial del automóvil frente a Volkswagen, pero parece que su buena racha toca a su fin: las ventas han caído y prevé ganar un 35,1% menos en el presente ejercicio. Toyota tuvo un beneficio neto de 18.667 millones de euros, un 6,4% superior al del ejercicio anterior, gracias, principalmente, a la reducción de costes y a la devaluación del yen. En concreto, la reducción de costes le reportó 3.150 millones y la devaluación del yen frente al dólar y otros tipos de cambio favorables, 1.292 millones. Esta cifra de 18.667 millones le sitúa en una situación bien distinta a la de VW, que en 2015 tuvo unas pérdidas de 1.582 millones por el caso del software manipulado. Por su parte, la facturación creció un 4,3%, hasta los 229.442 millones. Una cifra en la que también ha ganado al fabricante alemán, cuya cifra de negocio ascendió a 213.292 millones ( 5,4%). Pero las ventas de Toyota bajaron a 8,68 millones de unidades, lo que supone un 3,2% menos. Esto se debió a la débil demanda en China y en otras economías emergentes de Asia, así como en Japón. Eso sí, su principal mercado, EEUU, le dio una alegría: las ventas crecieron un 4,5%, seguramente por el 'diéselgate' de VW. Conviene subrayar que si se observan las cifras sólo del año 2015, Toyota volvió a ganar la partida al fabricante alemán: 10,15 millones de unidades matriculadas frente a 9,93 millones. Un liderazgo mundial en ventas anuales que la compañía nipona obtuvo por cuarto año consecutivo. Claro que la situación podría no ser tan buena en el presente ejercicio (abril de 2016 a marzo de 2017: Toyota prevé que su beneficio neto podría bajar por primera vez en los últimos cinco años, en concreto, en un 35,1%, hasta los 12.116 millones. Y eso, sin contar el impacto de la suspensión temporal de la producción en las plantas de Japón por los fuertes terremotos en el sudoeste del país sufridos a mediados de abril. Además, estima que el beneficio operativo bajaría un 40,4% y la facturación, un 6,7%. Y es que el fabricante nipón no ha tenido un escándalo de emisiones como VW, pero ha tenido otros problemas más serios, ya que eran técnicos en los últimos años (problemas en aceleradores, fallos de frenos). Cristina Martín [email protected]