• Las autoridades turcas no han querido todavía facilitar el nombre del terrorista, aunque respondía al alias 'Yusuf Hoca'.
  • Y los 27 presuntos miembros del grupo terrorista Estado Islámico (o Dáesh) han sido detenidos por su supuesta vinculación con el ataque.
Las autoridades turcas ya conocen la identidad del autor del ataque terrorista en la discoteca 'Reina' de Estambul en la pasada Nochevieja, que acabó con la vida de 39 personas, según ha afirmado el ministro de Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, en una entrevista en televisión, aunque no ha querido facilitar el nombre, recogen agencias. El autor del ataque armado es buscado por todo el país. Según los medios turcos, la policía ha detenido este miércoles a 27 presuntos miembros del grupo terrorista Estado Islámico (o Dáesh) en la provincia de Esmirna, en el oeste de Turquía, por su supuesta vinculación con el ataque. Según el diario Hürriyet, los arrestados, entre ellos varios menores, pertenecen a tres familias de Asia Central que supuestamente convivían con el atacante en la ciudad de Konya, en el centro de Turquía, y que habían huido de sus hogares tras el atentado reivindicado por el Estado Islámico como una represalia por la intervención militar de Turquía en Siria. Otras 16 personas han sido detenidas en Estambul y en Konya entre el 1 y el 3 de enero por su supuesta implicación en el ataque en el selecto club estambulí, siete fueron arrestados en ese restaurante uigur. Entre los detenidos está la mujer del atacante, que declaró a la Policía no saber que su marido pertenecía al EI. Según las investigaciones, el cabecilla de la célula del Dáesh que llevó a cabo el ataque estaba en Konya, respondía con el alias de 'Yusuf Hoca' y habría organizado el viaje del atacante de Konya a Estambul. Presuntamente, 'Yusuf Hoca' habría enviado al atacante a una casa en el barrio estambulí de Zeytinburnu. Según el diario turco Habertürk, el presunto terrorista consiguió huir en el primer grupo de personas que salieron de la sala de fiesta. Se alejó del lugar de los hechos y cogió un taxi con el que recorrió apenas dos kilómetros. Después, continuó su trayecto en otro taxi hasta Zeytinburnu, donde recogió dinero de un restaurante uigur, una etnia de Asia Central, y donde las fuerzas de seguridad han llevado una amplia redada. Andrés Velázquez [email protected]