• Nuestra estupidez nos lleva a una conclusión clara: habrá más atentados como el de Nueva York.
  • Ocho personas fueron asesinadas en nombre de Alá pero esto no tiene nada que ver con el islam.
  • ¿Se imaginan que un cristiano asesinara a ocho personas en nombre de Cristo?
  • ¿Diríamos entonces que esa barbarie no tenía nada que ver con la Iglesia o hablaríamos de 'ultracatólicos' y fascistas varios?
  • Y cuidado, porque detrás del islamismo radical -filosóficamente débil- llega el eco-panteísmo y el eco-comunismo, mucho más peligrosos.
  • Lo más peligroso que está ocurriendo en este siglo XXI es la triple alianza, cristófoba, entre ecologismo, comunismo y panteísmo.
Un lobo -que no un loco- solitario procedente de una de la repúblicas islámicas de la antigua URSS, ha asesinado a ocho personas en Manhattan. A los españoles nos ha faltado tiempo para prevenir contra la islamofobia. Incluso un experto en terrorismo nos hablaba en TVE de que no había que precipitarse: el atentado-atropello de Manhattan podía haber sido cosa de algún supremacista banco. Así que no lo duden: habrá más atentados islámicos en Occidente contra inocentes, de forma indiscriminada. Porque si algo agradece el terrorista es la coartada ideológica o religiosa. Hoy en Occidente lo que se lleva es la cristofobia. Disfrazada de desvelo por el cambio climático, por ejemplo. Se habla de fascismo medioambiental, siempre en connivencia con la ideología de género, naturalmente, y la adoración al planeta. Ya saben, el cambio climático y otras lindezas. No, el panteísmo no es una cosa lejana y su curiosa triple alianza con el ecologismo y el comunismo, nos lleva a la adoración de la Madre-Tierra, Gaia o Pachamama, según depende. Todo eso es lo que está justo al oriente del islam. No olvidemos que más allá de Afganistán, en los límites de las tierras del islam, mera caricatura del cristianismo, habita el panteísmo hinduista, que ese sí que es peligroso. El panteísmo constituye la forma más refinada de ateísmo y cuando se une a la histeria verde o al método marxista de análisis de la realidad, entonces se vuelve lo más cristófobo del mundo… y lo más peligroso que ahora veo contra el Occidente cristiano. Y esa triple alianza de ecologismo, panteísmo y comunismo es, precisamente, lo que está ocurriendo en este primer trimestre del siglo XXI. ¿Y por qué lo permite Occidente? Pues muy sencillo, porque el Occidente cristiano ha pasado a odiar a Cristo. Por eso, cuando un musulmán salvaje asesina en Manhattan los 'expertos' suspiran por la posibilidad de que el autor haya sido, por ejemplo, un supremacista blanco. Esto es: un ultracatólico. Pero ya ven: resulta que era un musulmán que mataba en nombre de Alá. Lo dicho: el problema es que el Occidente cristiano odia a Cristo: habrá más atentados islámicos y más corrosión panteísta de Occidente. Eulogio López [email protected]