• El Estado Islámico (EI) reivindicó el ataque terrorista a través de la agencia Amaq.
  • Sin embargo, la veracidad del comunicado en redes sociales está sin comprobar.
Lo último del atentado de Londres del pasado miércoles es que la policía británica ha detenido en la madrugada de este jueves a otras dos personas, informa RTVE. Las autoridades han explicado que cuando fue abatido por la policía el miércoles ante el Parlamento, el agresor utilizaba el nombre de Khalid Masood, aunque han indicado que en el pasado usó otros nombres. Según los medios, Masood -o Russell Ajao-, también era conocido con el nombre de Adrian Elms, nacido en el condado de Kent, sureste de Inglaterra, era hijo de madre soltera y padre de tres hijos. El balance de víctimas mortales de Masood se elevó ayer jueves a cuatro, tras la muerte de un hombre de 75 años a causa de la gravedad de sus lesiones. Siete heridos permanecen en estado crítico y otros 22 continúan hospitalizados. Además fueron identificadas las otras víctimas mortales del ataque: el agente de policía Keith Palmer; la británica Aysha Frade, profesora de español de orígenes gallegos; y el turista estadounidense Kurt Cochran. Como se sabe, el Estado Islámico (EI) reivindicó el ataque terrorista a través de la agencia Amaq, como obra de un "soldado" suyo, en respuesta a la llamada a atacar a ciudadanos de países que participan en la lucha contra el grupo yihadista. Sin embargo, la veracidad del comunicado difundido por la agencia de noticias Amaq en redes sociales está sin comprobar. Y en ese sentido, supuestamente el grupo terrorista Estado Islámico fue el autor del ataque, recoge Blastingnews. El balance de víctimas mortales de Masood se elevó ayer a cuatro, tras la muerte de un hombre de 75 años a causa de la gravedad de sus lesiones. Siete heridos permanecen en estado crítico y otros 22 continúan hospitalizados. Además fueron identificadas las otras víctimas mortales del ataque: el agente de policía Keith Palmer; la británica Aysha Frade, profesora de español de orígenes gallegos; y el turista estadounidense Kurt Cochran. Andrés Velázquez [email protected]