• También permitiría la objeción de conciencia ante el servicio militar o el trabajo en días festivos o de descanso religioso.
  • El proyecto de ley se discute en el Congreso.
  • El Consejo Argentino para la Libertad Religiosa (Calir) ha pedido a los legisladores que lo apoyen.
El Consejo Argentino para la Libertad Religiosa (Calir) pidió a los legisladores un "apoyo común" al proyecto de ley de Libertad Religiosa que se discute en el Congreso y que permitiría, entre otras cosas, la objeción de conciencia ante el aborto, recoge Aciprensa. "La República Argentina está legítimamente orgullosa de ser una tierra de convivencia y de fraternidad entre las distintas religiones. Este instrumento es necesario para afianzar esa característica distintiva de nuestra Patria y merece su pronta aprobación", subrayó la organización. La iniciativa, presentada por la Secretaría de Culto de la Nación Argentina el 16 de junio, fue elaborada en consenso con la mayoría de los credos que conviven en el país trasandino. Entre los puntos más importantes está el artículo 7 que señala el derecho de toda persona a "invocar un deber religioso relevante o una convicción religiosa o moral sustancial como razón para negarse a cumplir una obligación jurídica". Estas obligaciones aluden a la convocatoria al servicio militar, la realización de procedimientos médicos como el aborto, y el trabajo en días festivos o de descanso religioso. Además considera un agravante en los delitos de hurto y daños cuando el hecho afecta a "un objeto considerado sagrado o destinado exclusivamente al culto por una entidad religiosa". En un comunicado del 4 de julio, el Consejo Argentino para la Libertad Religiosa manifestó su deseo de "urgir a los señores legisladores para que, sin diferencias partidarias, den pronta aprobación a esta ley de extraordinaria importancia". La organización, que cuenta con miembros de distintas confesiones religiosas, explicó que la libertad religiosa y de conciencia "es un derecho garantizado a todas las personas por la Constitución Nacional, por los tratados internacionales de derechos humanos, pero que requiere de ulteriores medidas de protección y promoción". Sobre la objeción de conciencia, afirmaron que es "un derecho humano fundamental" y en una sociedad pluralista debe existir "el derecho de toda persona de conducirse de acuerdo con lo que su conciencia religiosa o simplemente moral le exija, en tanto ello sea posible sin daño a terceros que no pueda ser evitado de otra manera". Asimismo recordaron que "la gran mayoría de los argentinos se declaran creyentes y practicantes de su fe religiosa, en una u otra forma. Para muchísimas personas, la dimensión religiosa es muy importante en su vida". José Ángel Gutiérrez [email protected]