• Crecen los depósitos pero bajan las comisiones.
  • Menos gastos de explotación de España.
  • Empezamos a saber qué es eso de la banca digital. Lo más avanzado: la plataforma de pagos en red.
  • Eso sí, sin despreciar los arcaicos negocios inmobiliarios, tan ajenos a la banca digital.
  • Reto importante para 2015: integrar el negocio de Catalunya Caixa.

El pasado ejercicio, BBVA inició una transformación de su modelo de negocio con la creación del área de Banca Digital. La apuesta ha sido fuerte. Ha evolucionado en el modelo de distribución, para lo que han contado con la adquisición de las sociedades Simple, una conocida plataforma de pagos, y Madiva, una especialista en desarrollos de servicios en red. Este plan de transformación y la gestión de los costes han logrado que la entidad haya generado 340 millones de euros (M€) de ahorro.

Desde que tengo conciencia financiera, de forma inconsciente he clasificado las entidades bancarias por la imagen que trasmiten. Así, entidades como Popular, Bilbao Vizcaya, el extinto Banesto, me habían dado una sensación "rancia" en cuanto a su imagen corporativa, su marca, sus logos, sus plataformas de acceso a banca electrónica. Para BBVA, el cambio de esta imagen es uno de sus principales logros en el 2014.

Otra cosa son los resultados, que en el contexto actual están en la línea de los que hemos venido viendo en estos días: 2.618M€, un 25,7% más que en 2013 (un 17,5% con los ajustes debidos al FGD). ¿Las fuentes de ingresos? prácticamente las mismas: extraordinarios, 1.290M€ menos de deterioros de activos financieros y 339M€ menos de otros deterioros. En los márgenes, el de intereses crece un 3,4%, mientras que las comisiones, al contrario que la media de las entidades, han descendido un 1,5%. Es importante destacar los 250M€ de reducción en los gastos de explotación, de los que 169M€ han sido en la actividad en España.

Por lo que se refiere al crédito, ha registrado un crecimiento bruto de un 4,79%. Es también destacable el descenso de un 10,3% de los créditos dudosos. Parece que la nueva imagen corporativa apunta en la buena dirección. Los depósitos de clientes han aumentado un 6,6% en un entorno nada propicio debido a los bajos tipos de interés, donde las entidades financieras han de poner mucho equilibrio e innovación para seguir captando recursos a un ritmo constante. Parece que esta imagen también ha sido fundamental en la actual competencia por el negocio de los recursos de mediación, donde BBVA también ha presentado un crecimiento que suponen 15.417M€ más gestionados, un 16,2% más que en 2013.

Por distribución geográfica de los beneficios, la práctica totalidad de las áreas han presentado incrementos. Así, la actividad desarrollada en España ha crecido un 74,4%, como consecuencia de los extraordinarios que ya vimos anteriormente. EEUU un 8,9%, Eurasia un 36,3%, Méjico un 10,7% y Suramérica un 6,38%.

Tengo la impresión de que esta renovación de BBVA no solo ha supuesto una actualización tecnológica si no un cambio organizativo y de imagen de un banco, necesitado de estar en este siglo en todos los ámbitos del negocio por razones de competencia y situación en "el medio de la tabla".

BBVA debe tener claro que el ejercicio 2015 va a representar un reto importante en su negocio ya que ha de integrar el de Catalunya Caixa, adquirida en el ejercicio 2014 por 1.187M€, y que ahora ha autorizado la CNMC.

Igualmente, el reciente anuncio de la compra al gestor de infraestructuras ADIF de unos terrenos junto a la estación de Chamartín de Madrid por un total de 1.250M€, es una clara imagen de la intención de BBVA de permanecer en primera línea.

Rodrigo de Silos

[email protected]