• "La fe y la religión son la base sobre la que yo y muchos otros contemplamos la sagrada dignidad del ser humano", añade la favorita para imponerse en las elecciones del 24 de septiembre.
  • En su práctica política ya es otra cosa, menos coherente.
  • Sin embargo, el socialista del Partido Socialdemócrata (SPD) Martin Schulz no coincide con los valores no negociables para un cristiano…
  • Ambos son los favoritos en las elecciones del 24 de septiembre en Alemania.
La siguiente elección federal de Alemania se celebrará el 24 de septiembre de 2017. En ella se elegirán a los 630 diputados del Bundestag que a su vez elegirán al canciller para el periodo 2017-2021. El bloque conservador que lidera la jefa de gobierno alemana, la canciller Angela Merkel, continúa liderando los sondeos con vistas a los comicios generales del domingo próximo, aventajando por unos 13 puntos a su rival y socio menor de la coalición gobernante el Partido Socialdemócrata (SPD), que postula a Martin Schulz, en tanto la izquierda disputa con la ultraderecha de Alternativa para Alemania (AfD) el tercer lugar. A cinco días de las elecciones en Alemania, la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Merkel y su ala bávara, la Unión Socialcristiana (CSU), alcanzan el 36% en intención de voto, según una encuesta dada a conocer por el semanario Stern y la radiotelevisora RTL, en tanto el SPD logra un 23%. Si esta proyección se confirma, la socialdemocracia alemana igualará su peor resultado en años después de las elecciones generales de 2009, cuando perdieron ante Merkel. El partido La Izquierda (Die Linke), a su vez, se coloca como tercera fuerza, con el 10%, seguido de los ultraderechistas de AfD y del Partido Liberal (FDP), ambos con un 9%. En lo que respecta a los principios no negociables para la actuación coherente del cristiano en política, establecidos por el Papa Benedicto XVI  -respeto y la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural; la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer; la libertad de educación de los hijos y la promoción del bien común en todas sus formas- en una entrevista al diario Süddeutsche Zeitung en la que habla de su vida privada, la canciller alemana Merkel confirma que es ser creyente y asegura que "la fe en Dios me facilita muchas decisiones políticas", recogió Forum Libertas. En la entrevista, Merkel reconoce que ha dudado más de una vez sobre la existencia de Dios, pero sigue teniendo fe: "Siempre he vuelto a creer. Pienso que todo el mundo que realmente cree, ha dudado alguna vez de la existencia de Dios", aclara. Eso sí, en su función publica no se comporta con la coherencia debida respecto a esos principios no negociables. Educada por su padre, pastor luterano, en una ética protestante señala que "la fe y la religión son la base sobre la que yo y muchos otros contemplamos la sagrada dignidad del ser humano". "Nos vemos como la creación de Dios, y eso guía nuestras acciones políticas", agrega en la entrevista. Sin embargo, el socialista del Partido Socialdemócrata (SPD) Martin Schulz no coincide los valores no negociables. Andrés Velázquez [email protected]