• La que fue la primera eléctrica española se acostumbra a la jibarización: ahora depende de un mercado estrictamente nacional tras serle arrebatada Enersis.
  • Y todo, a mayor beneficio de la italiana Enel.
  • Por ahora, lo que refleja es un estancamiento total en ventas y una caída del 9% del resultado de explotación.
  • Al final, el beneficio bruto cae un 21%.
  • Borja Prado se embolsó 2,8  millones de euros y el nuevo Ceo, José Bogas, 490.000 euros.

El ex consejero delegado de Endesa, el italiano Andrea Brentan (en la imagen, escuchando a Borja Prado), hombre clave en el vaciamiento de la compañía, se llevó a casa una indemnización de 11 millones de euros en 2014, cuando abandonó la compañía. A esa cantidad hay que sumar los 546.000 euros de sueldo, los 769.000 euros correspondientes a otros conceptos y 185.000 euros de aportación al plan de pensiones. En total, Brentan se embolsó algo más de 12,4 millones de euros, según ha informado el grupo este miércoles a la CNMV. Y eso tras vaciar la que fuera la primera eléctrica española.

Ahora, la compañía no tiene más remedio que acostumbrarse a la jibarización. Tras serle arrebatada su joya de la corona, la filial hispanoamericana Enersis -a mayor beneficio de Enel-, depende exclusivamente del mercado español.

Por ahora, los resultados de 2014 reflejan un estancamiento total de las ventas (-0,2%), que alcanzaron los 20.473 millones de euros. Y, lo que es peor, una caída del 8,9% del resultado de explotación, hasta los 1.472 millones de euros y el beneficio antes de impuestos se desploma un 21,2%, hasta los 1.239 millones de euros.

¿Cómo es posible, entonces, que el beneficio de Endesa haya crecido un 77,6%, hasta los 3.337 millones? Lo explica la propia compañía en la nota remitida este miércoles: "Dicho resultado incluye la plusvalía neta generada por la operación de venta del Negocio de Latinoamérica a Enel (1.764 mill. €), así como el resultado neto por importe de 623 millones de euros generado por dicho negocio hasta la fecha de la transacción". Como se ve, Enersis era clave para Endesa, pero Enersis ya no está.

Y el otro artífice de esta nueva Endesa es su presidente, Borja Prado, que en 2014 se embolsó, incluyendo los 208.000 euros de la aportación al plan de pensiones, 2,8 millones de euros, esto es, un 10% más que en 2013. Habrá que ver cómo evoluciona su retribución a partir de ahora, con una Endesa jibarizada y con menores ingresos.

Por su parte, el nuevo consejero delegado, nombrado en octubre, José Bogas, cobró un total de 490.000 euros, de los que 61.000 euros corresponden a la aportación a su plan de pensiones. Desde que llegó, a principios de los años ochenta, Bogas acumula un plan de pensiones de 7,8 millones de euros.

Pablo Ferrer

[email protected]