• La operación asciende a 15 millones de euros.
  • Contrasta con la realidad que vive la compañía española: necesita reestructurar 120 millones de euros de deuda y ampliar capital en 25 millones.
  • Hace menos de una semana se deshizo de su filial en Venezuela por un euro.
  • El grupo asegura que han sido entidades financieras locales las que han financiado la compra de TCI.
  • Amper estima que la consolidación de la neozelandesa aumentará su Ebitda un 40% y los ingresos un 35%.

La situación de Amper es complicada. Tanto, que el pasado mes de diciembre solicitó el preconcurso de acreedores con el fin de ganar tiempo para evitar la quiebra. La compañía que preside Jaime Espinosa de los Monteros (en la imagen) necesita reestructurar 120 millones de euros de deuda y ampliar capital en 25 millones. Si la junta extraordinaria de accionistas, convocada para el próximo 15 de marzo, no aprueba esto, la compañía solicitará el concurso voluntario de accionistas.

A esto se une la venta, el pasado 19 de febrero, de su filial en Venezuela, por un euro. Entonces, la compañía española señaló que la pérdida contable sería de unos 6 millones de euros, a los que habría que sumar las pérdidas directas de unos 500.000 euros.

En este contexto, la compañía ha anunciado la adquisición del 60% de Telecom Cook Islands Limited (TCI), por 23 millones de dólares de Nueva Zelanda, unos 15 millones de euros.

En el comunicado remitido este lunes a la CNMV, el grupo español señala que la operación ha sido financiada por entidades financieras locales. Además, la deuda del grupo será repagada en siete años con los flujos que genere el propio negocio.

En este sentido, Amper estima que el impacto de la consolidación de TCI aumente su Ebitda un 40% y sus ingresos, un 35%. Ya veremos.

Pablo Ferrer

[email protected]