• La multinacional estadounidense y otros gigantes del comercio electrónico (Alibaba, Rakuten, eBay...) pondrán todo su empeño en resolver sus asignaturas pendientes.
  • Mientras, van comiendo terreno al comercio tradicional: se lanzan a la alimentación en España, aunque  sin entrar en el fresco.
  • Por éste cada vez apuestan más las grandes cadenas de distribución (Mercadona, Eroski, Dia…).
  • Pero los gigantes del 'e-commerce' también abren tiendas especializadas: Amazon acaba de abrir una de plantas y semillas con más de 5.000 productos.
Hoy en día ya no es imprescindible acudir a la tienda cuando queremos comprar algo, sino que lo podemos hacer desde el ordenador o incluso el smartphone. Esto ha sido un importante cambio y aporta una gran comodidad al comprador, aunque no todos son ventajas, pues las grandes marcas del comercio electrónico (e-commerce), como Amazon, Alibaba… acabarán, antes o después, con el pequeño comercio. Eso sí, antes deberán resolver dos grandes problemas, que suponen algunas de sus asignaturas pendientes: el tema de probarse la ropa y el sistema de devolución. Respecto al primer problema, cabe señalar que son muchas las firmas del sector textil que han apostado por el comercio electrónico y la innovación tecnológica, sin embargo, el probador virtual aún no es una realidad. Eso sí, ha habido avances en el último año. En concreto, Inditex ha puesto en marcha un experimento en su Zara de San Sebastián, que si tiene éxito, podría llegar a otras muchas tiendas. Es un mecanismo basado en tablets colocadas en el probador. El dependiente escanea todas las prendas del cliente antes de que éste entre al probador, una vez dentro el sistema le permite rastrear otras prendas que pueden encajar con la elegida para conseguir un look perfecto, así como la posibilidad de cambiar tallas y colores o seleccionar nuevos modelos. Un dependiente recibe los cambios realizados por el cliente y se los entrega sin que éste tenga que salir del probador. Un sistema con el que mejora la experiencia de compra del cliente. Pero Inditex no es la única que ha innovado en este sentido, Ralph Lauren también ha apostado por los probadores interactivos. Con la empresa Oak Labs ha montado un espejo inteligente dentro del probador que ayuda al cliente a realizar ciertas gestiones de tallas o asistencia, sin tener que salir del mismo. En cuanto al segundo problema, el del sistema de devolución. Los gigantes del comercio electrónico deben mejorar su logística en este sentido para reducir los altos costes que supone la devolución actualmente. Claro que Amazon, Alibaba, Rakuten, eBay, etc. pondrán todo su empeño en ello, ya que es la clave para aumentar aún más su negocio y afianzar su futuro. Eso sí, conviene no olvidar que el gigante estadounidense creado por Jeff Bezzos fagocita el propio comercio electrónico que monopoliza. Amazon, que estruja los márgenes hasta el límite, no se conforma con tener un monopolio horizontal y ganar a Alibaba y compañía, también ejerce un monopolio vertical, llegando a competir contra sus propios clientes, pues corta las alas a pequeños emprendedores y se lanza a fabricar sus propios productos. Pero en el entretanto, los gigantes del e-commerce van comiendo terreno al comercio tradicional. Por ejemplo, el pasado mes de septiembre, Amazon se lanzó al mundo de la alimentación en España, con su primer supermercado online, aunque  sin entrar en el fresco. Y es que por éste cada vez apuestan más las grandes cadenas de distribución (Mercadona, Eroski, Dia…). Pero los gigantes del e-commerce también abren tiendas especializadas: Amazon acaba de abrir una de plantas y semillas con más de 5.000 productos. Cristina Martín [email protected]