• La farmacéutica entra en 'números rojos' durante el primer semestre, lejos de los 80,5 millones que ganó hace un año.
  • ¿La razón? Problemas en el negocio de su filial en EEUU, Aqua.
  • Los ingresos bajan, situándose en 378,9 millones (-11,5%), y también las ventas, hasta los 328,5 millones (-15,4%).
  • Quiere ser líder mundial en dermatología, donde el buen comportamiento de Europa y el resto del mundo mitiga el desplome de EEUU (-68,2%).
En los resultados del primer semestre de Almirall asistimos a otro fracaso de sus dueños, los hermanos Gallardo -Jorge (en la imagen) que es el presidente y Juan-. Y es que la compañía ha presentado unas pérdidas de 73,1 millones de euros, pero el gran afectado, una vez más, será el pequeño accionista. De esta manera, la farmacéutica ha entrado 'números rojos' en el primer semestre, lejos de la situación que tenía hace un año, cuando el beneficio neto arrojó unas ganancias de 80,5 millones. ¿La razón? Los problemas en el negocio de su filial en EEUU, Aqua, que le llevaron a revisar su profit warning a la baja hace dos semanas. En concreto, se ha visto afectada negativamente por un equilibrio de inventarios en el canal de distribución, una adjudicación inapropiada del Programa de Asistencia al Paciente por algunas farmacias de EEUU y por el lanzamiento recuente de un genérico de Acticlate. Situación que también ha afectado al Ebitda, que se ha desplomado un 52,6%, quedándose en 58,6 millones. Por su parte, los ingresos han bajado, situándose en 378,9 millones (-11,5%), y también las ventas, hasta los 328,5 millones (-15,4%). Almirall quiere ser líder mundial en dermatología, donde el buen comportamiento de Europa y el resto del mundo ha mitigado el desplome de EEUU (-68,2%). En este negocio, que supone el 37% de las ventas, usará su posición financiera (136,6 millones de euros de caja) para abordar oportunidades de crecimiento. La primera mitad del año ha sido "compleja", ha señalado el Ceo, Eduardo Sanchiz, por lo ocurrido en el mercado estadounidense, aunque ya han implementado varias acciones "para resolverlos y mitigar el impacto". Recuerden que en el primer trimestre, el beneficio neto descendió un 10% y ahora, cierra el semestre con pérdidas. Y todo ello ha supuesto que el pequeño accionista, siempre castigado en Almirrall, ha visto cómo el valor de sus acciones caía, en un año, el 41% Cristina Martín [email protected]