• Der Spiegel apunta: "Un millar de hombres jóvenes, presuntamente inmigrantes musulmanes, según la Fiscalía, robaron y agredieron sexualmente a decenas de mujeres".
  • El periodista Volker Wagener opina: "Las agresiones sexuales contra mujeres en Colonia en Año Nuevo por parte de hombres musulmanes en la vía pública marcan un hito y son combustible para una sociedad ya de por sí muy irritada".
  • El Ministerio de Interior alemán ha desvelado que entre los interrogados hay nueve argelinos, ocho marroquíes, cinco iraníes, cuatro sirios, dos alemanes, un iraquí, un serbio y un ciudadano estadounidense.
  • Uno de los agresores le dijo a la policía: "Yo soy sirio, tienes que tratarme amablemente, pues la señora Merkel me ha invitado".
  • Algunos de los atacantes se mostraron impasibles mientras rompían sus permisos de residencia. "Mañana iré a buscar otro", decían provocadores.
Como se ha informado, en Alemania, Suiza y Finlandia, durante la última Nochevieja se produjeron ataques contra mujeres por parte de grupos organizados de hombres "de rasgos árabes y norteafricanos". La sospecha que surge a continuación es si dichos ataques fueron deliberados, es decir, premeditados, por radicales islámicos, ya que muchos musulmanes son inmigrantes en dichos países. Y no solo eso: sino si entre los agresores se encuentran refugiados que entraron recientemente en Alemania o en otros países europeos al 'supuestamente' huir de la guerra siria. No está demostrado que todos los que agredieron a mujeres fueran musulmanes ni refugiados que entraron en Europa huyendo de Siria. Pero que entre los agresores haya musulmanes y también que haya agresores entre los refugiados que huyeron de Siria y entraron en Europa parece cierto, a la luz de las informaciones que recogemos a continuación. El Ministerio de Interior alemán ha desvelado -según agencias- que de los 31 hombres interrogados aquella noche, 18 eran solicitantes de asilo. Concretamente, según el Ministerio, entre los interpelados hay nueve argelinos, ocho marroquíes, cinco iraníes, cuatro sirios, dos alemanes, un iraquí, un serbio y un ciudadano estadounidense. Según recoge La Tribuna del País Vasco citando al diario germano "Spiegel online", "el Día de Nochevieja, horas antes de las campanadas de Fin de Año, las fuerzas de seguridad alemanas ya no controlaban la calle en los alrededores de la estación de tren de Colonia, donde un millar de hombres jóvenes, presuntamente inmigrantes musulmanes, según la Fiscalía, robaron y agredieron sexualmente a decenas de mujeres. Así lo pone de relieve un informe policial  que acaba de publicar el diario germano "Spiegel online" y que describe con suma precisión la incapacidad de los cuerpos del orden para controlar una situación "caótica y vergonzosa" en la que "mujeres acompañadas o solas fueron sometidas a un suplicio indescriptible por parte de masas de hombres muy borrachos". Al parecer, cuando la policía pudo comenzar a controlar lo ocurrido, los agentes hallaron a numerosas mujeres conmocionadas que pedían ayuda entre llantos. Las víctimas sufrieron "palizas, robos, agresiones sexuales, etcétera", señala el documento oficial, que lamenta la incapacidad de las instituciones para adjudicar responsabilidades penales a los culpables y que, de hecho, detalla ejemplos concretos de lo sufrido por diversos agentes. Hubo policías a los que se les impidió acercarse a ayudar a las mujeres que reclamaban ayuda. Otro hombre dijo: "Yo soy sirio, tienes que tratarme amablemente, pues la señora Merkel me ha invitado", recoge El País. Esa es otra: resulta que los cristianos, los sitios más perseguidos son los que no emigran a Europa. Razón: están apiñados alrededor de Bashar Al Asad... a quien combaten los ejércitos europeos y norteamericano. Los testigos fueron amenazados cuando comenzaron a nombrar y a señalar a los responsables de las agresiones. Algunos de los atacantes se mostraron impasibles mientras rompían sus permisos de residencia. "Mañana iré a buscar otro", decían provocadores. Había hombres que tenían órdenes de alojamiento con respecto a algunas de las mujeres atacadas, pero la policía no tenía capacidad de hacerlas cumplir. La situación se agravó, según la policía alemana, en los andenes junto a los trenes. "Hubo muchas peleas físicas, fue la Ley de la Selva". De hecho, el documento policial explica cómo las fuerzas de seguridad, al llegar al lugar de las agresiones, temieron encontrarse con decenas de personas heridas e, incluso, con víctimas mortales. Por ahora, en Colonia se han presentado 121 denuncias. En casi dos tercios de estas, las víctimas aseguran haber sufrido agresiones sexuales. Y dos de ellas por violaciones. En Hamburgo, las denuncias rondan el medio centenar. En DW, el periodista Volker Wagener opina: "Las agresiones sexuales contra mujeres en Colonia en Año Nuevo por parte de hombres musulmanes en la vía pública marcan un hito y son combustible para una sociedad ya de por sí muy irritada". José Ángel Gutiérrez [email protected]