• Y de momento, la canciller alemana no ha roto, a su vez, el pacto con los socialdemócratas. Hay que mantenerse en el poder.
  • Merkel dio libertad de voto en conciencia a los suyos y ella votó no: "Para mí, el matrimonio es, en vista de nuestra Constitución, la unión entre un hombre y una mujer".
El pleno de la Cámara baja alemana ha aprobado este viernes la legalización del matrimonio homosexual, un proyecto impulsado por los socialdemócratas rompiendo el acuerdo de coalición con los conservadores de la canciller, Angela Merkel, informa RTVE. La iniciativa, a tres meses de las elecciones generales, ha sido apoyada por 393 diputados y 226 en contra, uno de ellos, el de la propia canciller. Merkel ha defendido ante el resto de diputados que para ella, el matrimonio es "entre un hombre y una mujer". "Para mí, el matrimonio es, en vista de nuestra Constitución, la unión entre un hombre y una mujer es la razón por la que he votado en contra de la ley", ha expuesto ante la prensa. No obstante, tras reflexionar mucho sobre el bienestar de los menores, ha dicho Merkel, llegó a la conclusión de que "la adopción también debería ser posible" para las parejas homosexuales. Merkel, consciente de las diferentes opiniones en su partido, ha decidido que los diputados de su grupo parlamentario, la Unión Cristianodemócrata, votaran en conciencia. Ha calificado el debate que ha derivado en la aprobación del matrimonio homosexual de "emocional", también para ella, y ha confiado en que ahora no se pierda el respeto y que, con la votación, se haya generado paz social y cohesión. Han respaldado el proyecto los diputados del Partido Socialdemócrata (SPD), de La Izquierda y los Verdes, además de miembros de la Unión Cristianodemócrata que lidera Merkel. Andrés Velázquez [email protected]