• En el conjunto del pueblo alemán, se entiende, no sólo en el bávaro
  • Lo dice el Tribunal Constitucional alemán, casi calcando los argumentos de su homónimo español.
  • Desestima el recurso del pro independentista Partido de Baviera para celebrar una consulta de independencia.
El Tribunal Constitucional alemán (en la imagen) ha desestimado el recurso presentado por el pro independentista Partido de Baviera para la celebración de un referéndum de independencia en ese estado federado en tanto que "los Länder carecen en la Carta Magna alemana de espacios para procesos secesionistas", recoge El Mundo. "En la República Federal de Alemania como Estado nacional la soberanía recae en el pueblo alemán, por lo que estados federados no son los dueños de la Constitución", recoge la Sala II del TC en un dictamen fechado el 16 de diciembre y dado a conocer ayer. Añade que "en la Carta Magna no hay espacio para procesos secesionistas en estados federados individuales" y subraya que cualquier proceso en esa dirección viola el orden constitucional. Con este dictamen, sin derecho a recurso, el TC alemán da por resuelta una demanda del independentista partido bávaro, que pretendía celebrar en Baviera una consulta popular sobre independencia excluyendo de la misma al resto de los "Länder" y de los alemanes. "La independencia de Baviera no la decidirá un tribunal sino el pueblo bávaro" ha sido la respuesta vía Facebook del líder del Partido de Baviera, Florian Weber, a una decisión que dijo "era de esperar porque cuando uno quiere drenar el pantano no se pregunta a las ranas". Baviera es el segundo estado federado más poblado de Alemania, uno de los más ricos y el que posiblemente más proyecte a nivel internacional la imagen y tópicos de Alemania, desde la feria de la cerveza, la Oktoberfest, o el codillo y las salchichas, hasta la industria automovilística con sello BMW. De mayoría católica y gobernada por la Unión Cristianodemócrata (CSU), partido hermanado con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Angela Merkel, Baviera fue uno de los territorios más ricos e influyentes durante el Imperio Romano. Fue reino independiente en el siglo XIX antes de incorporarse a la Alemania unificada en 1879, decisión política y militar que no gustó a todos los bávaros, pues muchos se sentían mas cercanos a la Austria católica que la Prusia protestante. Los intentos por abandonar Alemania continuaron durante décadas sin ningún éxito. En los últimos años, alimentados por otros movimientos independentistas europeos, fundamentalmente en España y Reino Unido, el Partido de Baviera ha intentado colarse en la agenda política aunque no enarbolando identidad o historia propia sino hartazgo en financiar a los estados federados alemanes más pobres y deficitarios, y a una Unión Europea en crisis permanente. Según una encuesta realizada en 2009 -la última- sólo el 23% de los bávaros votaría a favor de la independencia en un referendo que el TC no permitiría por inconstitucional. José Ángel Gutiérrez [email protected]