• Y Caixa vendería un 4% de GNF para no perder la barrera anti-opa del 30%.
  • Estamos hablando de un paquete que vale 2.100 millones de euros, mientras que
  • La Caixa podría obtener 700 millones.
  • Se buscan inversores institucionales (fondos) para una operación rápida.
  • Al final, Repsol se quedará en GNF con una inversión bien valorada por las
  • agencias de riesgo.
  • La empresa que preside Salvador Gabarró cree que esta operación beneficiará su cotización bursátil.
Ahora sí. Antonio Brufau (en la imagen junto a Fainé), presidente de Repsol, e Isidro Fainé, presidente de Caixabank, han llegado a un preacuerdo para desinvertir en Gas Natural Fenosa (GNF) una operación de la que se ha hablado hasta demasiado y nunca se había puesto en marcha. Pues bien, ahora, por primera vez, los dos hombres clave el presidente de Repsol, Antonio Brufau, y el presidente de Caixabank, Isidro Fainé, han llegado a un preacuerdo, no definitivo pero sí bastante concreto. Repsol vendería hasta un 12% de su participación del 30% en Gas Natural Fenosa (GNF). Quiere hacerlo entre inversores institucionales -vulgo, fondos- que es una forma rápida de colocar. Eso sí, un remonte bursátil, como el de la mañana del miércoles, más mantenido en el tiempo, sería muy de agradecer. Aunque si es el petróleo el que remonta podría ocurrir lo contrario: que Brufau se echara para atrás. Recuerden que todo el plan estratégico del Ceo Josu Jon Imaz se basaba en un precio del crudo por encima de los 50 euros. Ahora el Brent ha escalado hasta los 45. No es suficiente pero la cumbre de Doha podría hacer maravillas. Pero la voluntad de ambos empresarios es firme en esta ocasión. Antes de nada, Caixabank seguirá manteniendo su participación en Repsol, por encima del 12%. Y no olvidemos que la participación en Gas Natural entra por Caixa-Criteria mientras que Repsol entra por Caixabank. En cualquier caso, Repsol vendería un 12% de GNF y se quedaría con el 18% restante. Con eso ingresaría (GNF capitaliza cerca de 18.000 millones). Y esto es importante, porque no olvidemos que Repsol estuvo a punto de que le redujeran el rating y que uno de los argumentos por los que consiguió mantenerlo son los dividendos que le aporta GNF. Como empresa de servicios al pequeño consumidor, GNF no ha sufrido el bajón del precio del gas, como sí lo han sufrido las petroleras. Por otra parte, Caixabank también tiene esta necesidad de cubrir recursos propios, especialmente cuando el Banco Central Europeo (BCE), al que no le gusta nada la banca industrial, se ha empeñado en considerar a Criteria como un banco, también Caixa, necesitará fondos. Ahora bien, en este punto hay que distinguir: en Caixabank los hay que quisieran vender el mismo porcentaje que venda Repsol (seguirá insistiendo el principal accionista) mientras otros apuestan por mantener el 30% anti opa. Decimos anti porque si vendieran hasta quedarse por debajo del 30% deberían lanzar una opa por el 100 por 100 en caso de intentar recuperar ese nivel. En cualquier caso, si Repsol vende el 12% de Gas y Caixa el 4,5%, para quedarse en el 30, la petrolera obtendría 2.100 millones de euros mientras Caixa se quedaría en 700, que tampoco está mal oiga. Y por cierto, la empresa que preside Salvador Gabarró cree que esta operación beneficiará su cotización bursátil. Más capital flotante. Eulogio López [email protected]