• El acuerdo margina a Bildu y a Podemos. Aunque también al PP.
  • Pero el PNV vuelve a apoyarse en los socialistas, como antaño, para gobernar en el País Vasco.
  • La gestora del PSOE, oficialmente satisfecha aunque extraoficialmente molesta, por no haber sido informada antes.
El PNV y el PSE cerraron ayer un acuerdo para constituir un gobierno de coalición en el País Vasco, según dieron a conocer ambas formaciones en un breve comunicado. El pacto, que tendrá que ser ratificado hoy por la Asamblea Nacional del PNV y por el Comité Nacional del PSE-EE, irá acompañado de un documento programático que servirá de hoja de ruta para el próximo Gobierno, y que girará en torno a cuatro ejes: reactivación económica y empleo, protección social, autogobierno y paz y convivencia. El acuerdo reedita la fórmula de gobierno mantenida por el PNV y el PSE en pasadas legislaturas, durante más de doce años, y traslada al Ejecutivo autonómico los pactos ya firmados entre ambos partidos en las tres diputaciones vascas y en los ayuntamientos de las tres capitales. Además, refleja que el PNV evita la radicalización y se aleja de una potencial alianza con EH Bildu, optando por una coalición con el principal partido constitucionalista. Según se adelanta, los socialistas vascos podrían entrar en el nuevo Ejecutivo vasco gestionando tres consejerías. El acuerdo, ya cerrado, se dará a conocer el próximo martes. Un día después arrancará en el Parlamento vasco el debate de investidura de Urkullu como lehendakari, que podría ser elegido presidente en segunda votación el jueves con el respaldo de los nueve diputados del PSE. La secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendía, informará hoy al Comité Nacional del PSE-EE del acuerdo de gobernabilidad para Euskadi alcanzado con el PNV. La gestora del PSOE, a través de su portavoz, Mario Jiménez, valoró positivamente el acuerdo, aunque dijo no conocerlo en su totalidad. "Los socialistas siempre han considerado de manera positiva el entendimiento y el diálogo en Euskadi con el nacionalismo moderado que representa el PNV", señaló Jiménez a través de un comunicado. Varios diarios destacan hoy, no obstante, el malestar de la Gestora, que no habría sido informada por el PSE de los términos del acuerdo, ni siquiera de las negociaciones llevadas a cabo con el PNV. Por el contario, desde Podemos, en el País Vasco, Nagua Alba, valoró negativamente el acuerdo: "Un pacto a partir del cual una fuerza política de carácter nominalmente progresista se diluye por motivo de supervivencia a base de sostener las políticas continuistas del PNV", señaló. Para EH-Bildu, "el acuerdo supone un retroceso tanto en el terreno social, como en el económico, y en cuanto a la paz y la convivencia". Para el PP del País Vasco, finalmente, el acuerdo alcanzado entre PNV y PSE es "interesado": "Las formas descubren el fondo. Se anuncia un pacto PNV-PSE y los protagonistas evitan hablar de su contenido. Pacto de necesidad. Se reparten carteras y pasan por alto cualquier explicación a la sociedad vasca", se podía leer en su cuenta de Twitter. Andrés Velázquez [email protected]