• Nada más y nada menos que el 26,9%, porcentaje nada habitual, votaron en contra de las remuneraciones de los consejeros.
  • Puede permitírselo, dado que se queda como rey único: no sólo se van los March y los Fluxá, también 'los Albertos'.
  • ¡Oh capitán, mi capitán! mantiene el 12,5%, del capital mientras Alberto Cortina y Alberto Alcocer reducen su participación al 5,14%.
  • Y atención, Florentino trata bien a sus amigos: López Jiménez cobra casi tres veces más (1,7 millones). ¡No está mal para un consejero no ejecutivo!
  • Su hombre de confianza, José Luis del Valle, prepara ya su jubilación: aportación de 657.000 euros.
Ni la mejora del beneficio en 2016 ha calmado las aguas en ACS, por tanto, Florentino Pérez (en la imagen) se queda como rey único. Y es que como a ¡Oh capitán, mi capitán! le importa poco la acción (está en torno a los 30 euros, como en febrero de 2006) ya no sólo se van los March y los Fluxá, también 'los Albertos'. Es decir, que los tres grandes socios con los que Florentino montó la constructora le van dejando sólo. ¡Oh capitán, mi capitán! mantiene el 12,5%, mientras 'los Albertos' han reducido su participación un 1,2%, hasta el 5,14%, eso sí, sin afectar a la cotización según destacan los analistas del Banco Sabadell. Además, recuerden que los March (4,7%) están de salida y también los Fluxá, propietarios del grupo turístico Iberostar, que están interesados en vender su 5,6%. Claro que los accionistas tampoco están muy contentos que se diga: se oponen a que Florentino se lleve 5,9 millones de euros (4,58 en sueldo -congelado, por cierto- y 1,36 en pensión). Y es que según el informe de remuneraciones remitido a la CNMV, nada más y nada menos que el 26,9%, porcentaje nada habitual, votaron en contra de lo que cobraban los consejeros en la última Junta de accionistas. Y atención, ¡Oh capitán, mi capitán! trata bien a sus amigos: Pedro López Jiménez, vicepresidente de ACS y del Real Madrid, cobró casi tres veces más, pasando de 0,6 millones en 2015 a 1,7 millones el año pasado. ¡No está mal para un consejero no ejecutivo! Y eso que también ha empezado a abandonar a Florentino: vendió 100.000 títulos, ingresando unos 3 millones. Por su parte, el hombre de confianza de ¡Oh capitán, mi capitán!, José Luis del Valle, prepara su jubilación. Y es que a los 3,047 millones de sueldo como consejero ejecutivo (algo menos de los 3,07 millones que tuvo en 2015) se sumaron 657.000 de aportación al sistema de ahorro. Mientras, el tercer ejecutivo tras Pérez y Del Valle, Antonio García Ferrer, vio congelada su retribución en 1,7 millones. Y ojito, no se sabe lo que cobró el eterno sucesor de ¡Oh capitán, mi capitán!, Marcelino Fernández Verdes, porque no es consejero… y sigue en Alemania. Es decir, que para ser nombrado Ceo, decisión que se ha prorrogado sine die, antes debe ser elegido consejero, ¡la cosa se complica! Cristina Martín [email protected]