• Si alguien no puede protestar es el PSOE: el contrato del almacén de gas lo firmó Zapatero.
  • ¿No le preocupan a Florentino los 1.000 seísmos registrados en la zona?
  • En todo caso, ¿no previeron sus técnicos de que aquello podía dar problemas?
Ahora resulta que el Congreso pide desmantelar el polémico almacén de gas Castor (en la imagen), y emprender acciones legales contra la sociedad gestora, Escal UGS, en la que ACS tiene la mayoría (66,6%). La propuesta del Congreso salió adelante gracias a Podemos, a Ciudadanos y al PSOE. Y es precisamente el PSOE el único que no puede protestar, toda vez que el contrato del Castor lo firmó José Luis Rodríguez Zapatero. Contrato que establecía que si la compañía decidía, por lo que fuera, abandonar el proyecto, el Estado -todos los contribuyentes- debía indemnizarla. ¿De qué protesta entonces el partido socialista? Oiga, protesten ustedes a ZP y exíjanle responsabilidades. En cualquier caso, el desastre del Castor pone sobre la mesa otra cuestión, no menos importante: la responsabilidad moral, que no legal, del presidente de ACS, Florentino Pérez. ¿Debe forrarse con el desastre del almacén? Recuerden que Florentino ya ha cobrado los 1.350 millones de euros de indemnización. Al margen del dinero, que es mucho y lo pagarán todos los consumidores de gas durante treinta años, ¿no le preocupan a Florentino los aproximadamente 1.000 seísmos registrados en la zona tras la apertura del almacén? En todo caso, ¿no previeron sus técnicos de que el Castor podía dar problemas? Si es así, ¿por qué siguió adelante con el proyecto? ¿O es que precisamente porque sabía que podía haber problemas incluyó la citada cláusula que firmó ZP y siguió adelante a pesar del riesgo que entrañaba? Pablo Ferrer [email protected]