• Hartos de los Entrecanales, colocan su 39% de Aigües del Ter-Llobregat.
  • De esta manera, Acciona eleva su participación en la concesionaria hasta el 78%.
  • La compañía cifra en 259,9 millones de euros -más daños y perjuicios- la compensación que tendrá que recibir de la Generalitat en caso de que el TS revoque definitivamente la concesión.
Los brasileños de BTG Pactual estaban hartos de los Entrecanales, concretamente de los líos en los que se habían visto envueltos con relación a la concesión de Agües del Ter-Llobregat (ATLL). Nunca pensaron que su alianza con Acciona para gestionar, durante cincuenta años, el agua de unos cinco millones de personas se iba a convertir en un auténtico culebrón judicial de final incierto. De hecho, llevaban más de dos años pidiendo a José Manuel Entrecanales (en la imagen) que llegara a un acuerdo con Agbar para desatascar la situación. La petición no ha tenido ningún éxito y el banco brasileño ha decidido hacer las maletas definitivamente, es decir, ha vendido su 39% de la concesión a Acciona, por unos 60 millones de euros, según algunos analistas. A esto hay que unir los escándalos de corrupción destapados en Brasil que han salpicado al ya ex presidente de BTG Pactual, Andrés Esteves, y que han llevado al grupo a vender activos no estratégicos. El otro protagonista es Acciona, que ha elevado su participación en la concesión hasta el 78% -otros accionistas de referencia son las familias Godia y Rodés, con un 5% cada una-. Ante la incertidumbre sobre el futuro del Govern, la compañía de los Entrecanales ha cifrado en 259,9 millones de euros la compensación que tendría que recibir de la Generalitat en caso de que el Tribunal Supremo revoque definitivamente la concesión. Evidentemente, si se da el caso, la cifra final que exija Acciona será muy superior, ya que el cálculo no incluye la compensación por daños y perjuicios. Incluso, será superior a los 326 millones de euros que avanzó en verano el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell. Pablo Ferrer [email protected]