• Andreas Lubitz ocultó y rompió el parte médico antes de estrellar el avión en los Alpes franceses.
  • Un familiar del copiloto contó a los medios que estaba bajo tratamiento hasta el mismo día del accidente.
  • Su relación de pareja, con quien tenía planeado casarse y que llevaban juntos 7 años, se había terminado hace unas semanas, según algunos medios.
  • Así, el copiloto sufriría una profunda depresión y estaba medicado. 
La fiscalía de Düsseldorf ha informado este viernes de que Andreas Lubitz, el copiloto que presuntamente estrelló deliberadamente el avión de Germanwings el pasado martes, tenía un certificado médico de baja por enfermedad, que había roto y ocultado a la empresa, así como otros documentos que demuestran que estaba en tratamiento. La fiscalía de Düsseldorf no ha querido especificar la naturaleza de la enfermedad.

Pero según informa este viernes el diario alemán Bild, Andreas Lubitz recibió tratamiento psiquiátrico por un "grave episodio depresivo" hace seis años. Así lo confirmó al periódico alemán uno de sus primos y la noticia fue recogida rápidamente por los medios desde la BBC hasta The Times. Al parecer Lubitz hacía algunas semanas que había roto con su novia con la que llevaba siete años y con quien tenía planeado casarse, recoge Clarín.

La policía alemana afirmó además hoy viernes haber recogido datos en uno de los domicilios del copiloto. "Durante la inspección del departamento del copiloto (en Düsseldorf) hemos recogido pistas. Se trata de diferentes objetos y papeles", afirmó un portavoz de la policía de Düsseldorf, Marcel Fiebig.

Estas últimas informaciones abonarían la hipótesis del suicidio del copiloto del Airbus. Según el diario alemán Bild, la pista hallada sería el dossier médico de Lubitz donde se demuestra que sufría depresión y estaba medicado.

Según ha trascendido, durante seis meses el copiloto interrumpió voluntariamente su formación. Aunque Lufthansa destacó este jueves como "confidencial" la información. La compañía alemana sí dejó claro que a su regreso aprobó satisfactoriamente las pruebas físicas y psicológicas. No obstante, llama la atención el secretismo con el que ha actuado la aerolínea alemana cuando ha habido 150 muertos...

Andrés Velázquez
[email protected]