• En sus filas, cinco diputados fueron las voces discordantes y no dieron su sí al 'mini-cambio' de la ley del aborto. Por ello, afrontarán multas de entre 300 y 600 euros.
  • Lourdes Méndez, José Eugenio Azpiroz, Javier Puente y Antonio Gutiérrez Molina se abstuvieron en la votación, mientras que Eva Durán votó en contra.
  • La portavoz adjunta del PP en el Congreso, Marta González, señala que con la 'reformita' del aborto "no se valida la ley en vigor". ¿Y entonces por qué no la quitan?
  • Los obispos españoles y la Plataforma Cada Vida Importa piden que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre el recurso presentado en 2010 contra la 'ley Aído'.
Un día después de que el pleno del Congreso admitiera a trámite el 'mini-cambio' de la 'ley Aído', relativo al consentimiento paterno en las menores, hay una cosa más clara que nunca: el PP no defiende la vida. Es más, persiste en su error, en su cinismo, en su cobardía, en su vergüenza e incluso en su mentira, pues por mucho que diga el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, no están cumpliendo con su programa electoral de 2011. ¡Una manera de actuar que les puede salir cara! Como saben, en la tarde-noche del martes, el pleno del Congreso admitió a trámite el 'mini-cambio' propuesto por los 'populares'. En concreto, lo hizo con 184 votos a favor, 136 en contra y cuatro abstenciones. El PP contó con el apoyo de los diputados de Unió, Foro Asturias y UPN para sacar adelante su reforma, mientras que PSOE, Izquierda Plural, UPyD, PNV, ERC, Amaiur, BNG y Compromís se opusieron. Sin embargo, la votación dejó un buen número de anécdotas a tener en cuenta. Una de las más sonadas fue el error que cometió el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que votó a favor del 'mini-cambio', en vez de en contra. Además en las filas del PP, hubo cinco diputados discordantes que no optaron por la postura del partido y por ello tendrán que afrontar multas de entre 300 y 600 euros. En concreto, Lourdes Méndez, José Eugenio Azpiroz, Javier Puente y Antonio Gutiérrez Molina se abstuvieron en la votación, mientras que Eva Durán votó en contra. Este gesto de los cinco es digno de destacar, pero hay que dar más detalles de las posturas que tienen cada uno de ellos. Méndez declaró ayer en Cope que "es imposible manifestar que defendemos la vida y mantener la ley Aído del aborto al mismo tiempo". Estas declaraciones están muy bien, pero Méndez también nos dio alguna que otra sorpresa en otro momento, pues ayer en 13TV apostó por la ley del aborto anterior, es decir, la deFelipe González, la de supuestos del año 1985, donde "todos nos encontrábamos cómodos". Así, se mostró partidaria de esta normativa, al igual que hiciera en su día la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, pero debería tener en cuenta que dicha ley no es nada provida e incluso provocaba aún más abortos que la 'ley Aído'. Azpiroz señaló en la Cadena Ser, el pasado martes, que "existe un límite infranqueable y una línea roja". También comentó que está "decepcionado y frustrado" por la retirada "incomprensible" de la reforma Gallardón y dudó de que se debiera a motivos "electorales". Por su parte, Javier Puente, en su Twitter, ha escrito: "Muchas gracias por las muestras de apoyo y cariño. Orgulloso de defender la vida del más indefenso y la maternidad". La abstención de Antonio Gutiérrez sorprendió, pues hasta ahora no se había pronunciado discordante, como sí habían hecho sus tres compañeros diputados. Claro que lo que más llamó la atención fue el voto en contra que emitió Eva Durán y que ha explicado esta mañana. Paradójicamente, la diputada ha aludido a sus principios, "son estos y no tengo otros". "Yo voy a mantenerlos. Y mis principios son votar en contra en algo que creo que no es de razón, no es razonable, que hemos defendido toda la vida en el partido y que seguiremos defendiendo". Sin embargo, Durán no es muy conocida por sus manifestaciones a favor del derecho a la vida, pero sí la senadora Gari Durán, ¡no confundamos! Por eso, se sospecha que el no de Eva Durán se debe más bien a alzar su voz contra Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre al hilo de las listas electorales. Entre los diputados que han mantenido la disciplina del partido, destaca la portavoz adjunta del PP en el Congreso, Marta González, que señaló que con la 'reformita' del aborto "no se valida la ley en vigor". ¿Seguro? ¿Y entonces por qué no la quitan? No debe olvidar que el 'mini-cambio' sólo modifica un aspecto mínimo, pero no la normativa en su extensión, que sigue vigente. Al hilo de esto, están muy bien las palabras del senador Luis Peral, en su Twitter: "Cambiar un artículo de la Ley Aido cuando, sin pactar con nadie, podemos cambiar los 9 que recurrimos al TC significa avalar esa ley" y "Un partido humanista debe respetar la conciencia de sus miembros, máxime cuando les amparan los estatutos y el compromiso electoral". Paralelamente, en el tema del aborto hay que mirar al Tribunal Constitucional (TC), que casi cinco años después sigue sin pronunciarse sobre el recurso presentado por el PP contra la 'ley Aído'. Su presidente,Francisco Pérez de los Cobos, dice que no resuelve por "responsabilidad y prudencia", y es que sería un cachondeo que ahora, cuando el PP sólo la va a cambiar un pelillo, dijera que es inconstitucional. Pero lo que está claro es que el TC debe decir algo ya. Así, lo pide José María Gil Tamayo, en nombre de los obispos españoles, y también la Plataforma Cada Vida Importa, que representa a más de 40 asociaciones provida. Veremos si el TC les escucha o no porque lo que se dice tiempo para resolver sí que ha tenido, de hecho ha dictado 1.029 sentencias. En relación a la Iglesia, que ha tenido que soportar incluso la burla 'pepera', conviene recordar que cinco obispos no dudaron en mostrar su disgusto por la actitud del Gobierno y del PP. El primero fue Reig Plá, que dijo que "no es moralmente aceptable la actitud de los católicos que han colaborado" con la reforma del aborto del PP. Después Munilla precisó que un católico no puede votar a ningún partido presente hoy en el Congreso, tampoco al PP e Iceta, en igual línea, apuntó que "en el Congreso, ningún partido defiende hoy la vida". El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, también arremetió contra el PP y el Gobierno por el abortoy el anterior obispo de Segovia, Ángel Rubio, fue el quinto prelado que alzó su voz, pidiendo otra legislación para proteger la vida y la familia. Cristina Martín [email protected]