• Patricia Sandoval, ex enfermera del centro de abortos Planned Parenthood, ha ofrecido el testimonio de su experiencia, recogido en youtube por Citizengo.
  • "La pregunta nº 1 que hacen todas las mujeres antes de abortar: ¿mi bebé lo va a sentir?".
  • Palabras como "papá, mamá, bebé, él, ella, estaban prohibidas".
  • "La cocaína me ayudaba a asumir ese dolor. Luego pasé a drogas más duras"
Patricia Sandoval, ex enfermera del centro de abortos Planned Parenthood, la mayor organización abortera del mundo, a quien apoya con entusiasmo Hillary Clinton, ha ofrecido el testimonio de su experiencia, recogido en youtube por Citizengo. Como aperitivo del vídeo, Patricia cuenta algunos de los argumentos que les proponen los abortistas a las mujeres para que maten a sus hijos en sus vientres, argumentos de este cariz: "me dijeron que era una bolsa de células pero luego les escuché que las chicas no podían ver las partes de su bebé". Además, palabras como "papá, mamá, bebé, él, ella, estaban prohibidas". Según la enfermera, "el 95% eran jovencitas hispanas sin papeles migratorios. Y añade: "La pregunta nº 1 que hacen todas las mujeres: ¿mi bebé lo va a sentir?". "Me aplaudieron y me dijeron: 'Bravo, Patricia, eres una mujer valiente, no has llorado'". " Mi novio lloraba y me bañaba con sus lágrimas, pero yo no podía llorar". "La rueda era bracito, pierna, bracito, pierna, cabeza. Así, 25.000 dólares diarios". "La cocaína me ayudaba a asumir ese dolor. Luego pasé a drogas más duras". "Perdí mi coche y mi casa. Estaba sola, con hambre y frío, abandonada en un banco de la calle y sentí un abrazo". Por cierto, Planned Parenthood utiliza los cuerpos de sus víctimas para obtener dinero. Andrés Velázquez [email protected]