• El 8 de septiembre, la senadora Margarita Durán votará no a la 'reformita' de la ley del aborto.
  • Dice que se trata de ser coherente: la cuestión de las menores es insuficiente; "el compromiso era derogar la ley Aído".
  • Otros senadores como José Ignacio Palacios, Luis Peral, Ángel Pintado y Ana Torme también podrían romper la disciplina de voto.
  • Pero hay más tensiones en las filas 'populares': el IVA cultural y la asistencia sanitaria para inmigrantes irregulares.
Parece que las aguas no están tranquilas en el seno del PP, sobre todo en lo que al tema del aborto se refiere. Y es que no ha logrado callar a los miembros discordantes y sigue sin oírse una única voz, a pesar de estar en año electoral y de que ya haya empezado la cuenta atrás para las generales. Este tema cobra ahora una mayor relevancia, pues el próximo 8 de septiembre el Pleno del Senado votará la proposición de ley orgánica impulsada por el PP, la cual sólo contempla el consentimiento paterno para abortar en el caso de menores de edad. Por ello sobrevuela en el ambiente 'popular' la ruptura de la disciplina de voto de algunos de sus miembros. Una de ellas será la senadora Margarita Durán (en la imagen), que votará no a la 'reformita' de la ley del aborto, según ha confirmado al periódico El País. En su opinión, se trata sólo de ser coherente -una cualidad que hoy día no está muy de moda y menos en política-: la cuestión de las menores es insuficiente, pues "el compromiso de mi partido era la derogación de la ley Aído". Sin embargo, parece que a sus colegas del PP y sobre todo, a su presidente, Mariano Rajoy, se les ha olvidado demasiado el programa electoral que presentaron en 2011. Pero Durán podría no ser la única discordante con la disciplina de voto de su partido, pues sus compañeros José Ignacio Palacios, Luis Peral, Ángel Pintado y Ana Torme podrían hacer lo mismo -votar no- o bien optar por la abstención. Recuerden que estos cinco senadores, junto a los diputados Eva Durán, José Eugenio Azpiroz, Lourdes Méndez, Javier Puente y Antonio Gutiérrez, enviaron una carta a sus compañeros del grupo popular hace unos meses, en la cual expusieron las razones que les impedían votar a favor del texto. De hecho, la diputada Durán fue la única que votó no a mediados de abril en el primer trámite parlamentario de la 'reformita' del aborto, mientras sus otros cuatro colegas optaron por la abstención. Tres meses después, el PP tampoco logró que estos cinco diputados dieran su sí, aunque su proposición de ley orgánica logró superar el trámite del Pleno del Congreso. Veremos qué sucede en la Cámara Alta en dos semanas, aunque antes previsiblemente la 'reformita' será aprobada por la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Senado el próximo martes. Sin embargo, a la tensión que se vive en las filas 'populares' a raíz del aborto se une el tema del IVA. La vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, señaló el pasado sábado que la bajada del IVA cultural está encima de la mesa. Pero tan sólo un día después, el ministro de Economía, Luis De Guindos, afirmó que "más allá de los cambios puntuales que se puedan derivar de la normativa comunitaria, el Gobierno no tiene planteada ninguna modificación". Y a estos dos temas generadores de discordancia, debemos añadir el revuelo generado por la recuperación de la asistencia sanitaria para inmigrantes irregulares. Y es que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, se adelantó a su 'jefe' y optó por hacer lo mismo que otras autonomías no 'populares' (Aragón, Comunidad Valenciana, Baleares, Cantabria, Extremadura y Castilla La Mancha). Cristina Martín [email protected]